Inyectan aminoácidos a los alumnos antes de presentarse a la selectividad en China

Los escolares se administran vía intravenosa la solución mientras están estudiando en clase

pekin Actualizado:

Un instituto de la provincia central de Hubei, en China, ha facilitado a sus estudiantes aminoácidos que se inyectan vía intravenosa en clase mientras estudian para preparar la prueba de Selectividad de junio, a fin de que afronten con «más energía» estos exámenes.

La foto con hasta 50 alumnos sentados estudiando y conectados a las bolsas con aminoácidos colgando del techo, subida a Weibo (El Twitter chino) y publicada en el diario de la capital de Hubei «Evening News de Wuhan», ha despertado numerosas críticas en las redes sociales chinas, donde, además de revelarse esta peligrosa práctica, se ha puesto de manifiesto la presión que sufren los jóvenes ante estos exámenes.

«Es un caso muy raro y extremo. Por eso todo el mundo lo critica», comenta a Efe Yi Xue, procedente de Hubei y para quien esta noticia es «escandalosa», aunque considera que «hay, incluso, casos más extremos, aunque no se conocen».

Y es que, como apunta Yi, los resultados de la selectividad pueden cambiar el rumbo de tu vida en China: el «Gao Kao» (Examen Nacional de Ingreso y Admisión en las Universidades Superiores) puede cambiar tu destino. «Si vienes de una familia pobre, puedes encontrar un buen trabajo y cambiar tu condición dependiendo de esa nota».

La competencia es muy alta en el país asiático y las semanas previas a los exámenes, que se suelen celebrar a principios de junio, los alumnos se dedican completamente al estudio de la prueba.

En el caso del instituto de Hubei, el centro llevó la dedicación de sus estudiantes al extremo al decidir proporcionarles aminoácidos en su propia clase y al mismo tiempo que estudian para que no perdieran tiempo acudiendo a la enfermería del instituto.

Este colegio cobra del Estado por cada alumno que presenta a la selectividad

El centro de Hubei donde se proporcionaron aminoácidos a los alumnos tiene buena reputación por la media que sus estudiantes consiguen en las pruebas de Selectividad. Aunque según publica el «Evening News de Wuhan», el director de la escuela afirmó que el Estado concede una subvención de 10 yuanes (1,58 dólares estadounidenses, 1,22 euros) por cada estudiante que se presenta al «Gao Kao», si bien esto fue posteriormente refutado por la Administración china, que ha abierto una investigación sobre lo ocurrido.

Lo ocurrido en este colegio es una muestra más de las diferencias que encontramos entre el sistema educativo chino y el occidental. Mientras que en el caso concreto de España el periodo de Universidad suele recordarse como una etapa dorada, en China, el índice de suicidios es alto entre los estudiantes, por la presión ante el fracaso y el deshonor a su familia