Catar, escenario de negociaciones entre los talibanes y Estados Unidos
Un grupo de talibanes entrega sus armas en una ceremonia en Herat (Afganistán) - efe
AFGANISTÁN

Catar, escenario de negociaciones entre los talibanes y Estados Unidos

Funcionarios estadounidenses aseguran que los integristas están dispuestos a distanciarse de Al Qaida. EE.UU. debate la liberación de cinco jefes talibanes presos en Guantánamo

MADRID Actualizado:

Catar es el país que acoge en estos momentos negociaciones de paz entre talibanes afganos y funcionarios estadounidenses. Así lo ha revelado uno de los portavoces de los integristas, Zabiulá Mujahid, quien en declaraciones a la cadena de televisión CNN y a través de un cuestionario han rechazado, sin embargo, reunirse con representantes del Gobierno de Afganistán en Arabia Saudí: «Nunca hemos sido invitados a una reunión con representantes del Gobierno en Arabia Saudí, pero si lo hubiéramos sido no habríamos ido porque el Gobierno es un títere sin autoridad, y reunirse con él no ayudaría a resolver el problema», dijo Mujahid.

Los funcionarios estadounidenses confirmaron los contactos y adelantaron que podrían producirse otros a lo largo de este mes. El objetivo es crear un clima de confianza que siente las bases para el

Buscan un clima de confianza para conversaciones de paz

inicio de las conversaciones de paz entre los talibanes y el Ejecutivo de Hamid Karzai. Si bien, los estadounidenses reconocen que las posibilidades de que finalmente se celebren unas conversaciones directas entre talibanes y funcionarios afganos son escasas, ya que los insurgentes están divididos en torno a esta cuestión. Mujahid ha indicado que para que finalmente se produzca este encuentro Estados Unidos debe cumplir sus exigencias: la liberación de los talibán presos en Guantánamo, la retirada de las sanciones contra líderes talibán y el establecimiento de una oficina de contacto en Catar. Por su parte, Washington exige a los insurgentes su renuncia al terrorismo y su distanciamiento de Al Qaeda, algo a lo que, al parecer, se han mostrado dispuestos en la reunión de Catar, según señalan los funcionarios estadounidenses.

Preocupación en el Senado

Ayer mismo, el secretario estadounidense de Defensa, Leon Panetta, aseguró que no ha tomado decisiones sobre la eventual liberación de cinco jefes talibanes presos en Guantánamo, como

«Excarcelados de Guantánamo atacan a EE.UU.»

parte de las negociaciones. Panetta, que comparecía en el Senado, subrayó que no autorizará la liberación de presos a menos que esté seguro de que no retornarán al campo de batalla. Los principales líderes del Partido Republicano se han opuesto a estas eventuales liberaciones, mientras que integrantes del Demócrata, como Kelly Ayotte, expuso en la misma sesión del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado su preocupación por las informaciones que apuntan a negociaciones para la liberación de estos integristas. «Sabemos que otros individuos que fueron excarcelados en Guantánamo están ahora al frente de los rebeldes que atacan a los soldados de EE.UU.», dijo la senadora por New Hampshire.

Por su parte, el presidente afgano, Hamid Karzai, pedirá a las autoridades paquistaníes que presionen a los líderes talibanes afganos para que se comprometan con el proceso de paz durante la visita que realizará esta semana a Islamabad, según informaron este martes varios altos cargos del Ejecutivo afgano. Pakistán es uno de los principales actores en el conflicto afgano ya que tiene influencia sobre los grupos milicianos que operan en Afganistán y en la zona noroeste paquistaní. «Esperamos que Pakistán realice un encuentro para que podamos encontrar una solución a nuestros problemas», explicó una de las fuentes, que subrayó que espera que se produzcan encuentros directos con líderes talibanes en territorio paquistaní. «Pakistán ha proporcionado poca atención a nuestras preocupaciones y la cooperación no ha llegado a ser honesta o sincera», añadió.

Encuentro en Pakistán

El regimen de Islamabad ha negado en varias ocasiones que haya proporcionado ayuda a los insurgentes y la existencia de un consejo talibán en su territorio. Sin embargo, los afganos creen que los paquistaníes utilizan a los grupos rebeldes para contrarrestar la creciente influencia de India en Afganistán. Las relaciones entre Kabul e Islamabad se vieron perjudicadas en septiembre tras la muerte del expresidente afgano y principal negociador con los talibán, Burhanuddin Rabbani, en un atentado terrorista. El portavoz del Karzai, Aimal Faizi, señaló que aunque las relaciones han sufrido un deterioro en los últimos meses, el viaje del presidente afgano pretende consolidar las últimas mejoras. Karzai se reunirá con el presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, durante su visita, que comenzará el jueves. Ambos mandatarios tendrán un encuentro sobre terrorismo y comercio con el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad. El presidente afgano se reunirá durante su viaje con líderes religiosos y figuras de la oposición en Pakistán para que den su apoyo al proceso de paz con los talibán, según la otra fuente.

El mes pasado, la ministra de Asuntos Exteriores paquistaní, Hina Rabbani Jar, señaló tras un viaje a Kabul que se habían solucionado parte de los problemas y que Islamabad presionaría a los grupos milicianos afganos para que buscarán la paz si Kabul se lo pedía. Los talibán anunciaron el mes pasado la apertura de una oficina política en Catar, lo que podría indicar el compromiso del grupo insurgente con las negociaciones.