La responsable de la diplomacia europea, Federica Mogherini
La responsable de la diplomacia europea, Federica Mogherini - AFP

La UE advierte que deberá reimplantar las sanciones a Irán si retoma el programa nuclear

Bruselas espera la confirmación de Teheran

Corresponsal en BruselasActualizado:

Europa esperará hasta el último momento para confirmar el anuncio del Gobierno iraní de renunciar a una parte de sus compromisos del acuerdo nuclear multilateral firmado en 2015, porque estaría obligada a reimplantar las sanciones económicas contra Teherán, como ya ha hecho Estados Unidos. Este acuerdo, alcanzado después de laboriosas negociaciones, había sido probablemente el mayor de los éxitos de la diplomacia comunitaria como tal y sirvió además para sumar por primera vez a Alemania al grupo de los países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, pero después de la abrupta retirada de Estados Unidos, su vigencia pendía de un hilo.

Una fuente francesa citada por la agencia Reuters ya adelantó que en caso de que el régimen iraní se aleje del acuerdo, la Unión Europea deberá tomar medidas de represalia, tal como prevé el mismo. «No queremos que Teherán anuncie mañana acciones que violen el acuerdo nuclear, porque en ese caso nosotros estaríamos obligados a volver a imponer sanciones de acuerdo con los términos del acuerdo. No queremos eso, y esperamos que los iraníes no tomen esta decisión».

Sin embargo, cuando se cumple un año de la retirada de Estados Unidos de este pacto, se espera que el viceministro iraní de Exteriores para Asuntos Políticos, Abas Araqchí, informe hoy a los embajadores en Teherán de Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania de su intención de dejar de cumplirlo parcialmente. El ministro de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, enviará también una carta a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, para comunicar los detalles técnicos y legales de su decisión.

El acuerdo limita las capacidades de Irán para avanzar en proyectos de energía nuclear para impedir que pueda fabricar bombas atómicas, a cambio de la suspensión de las sanciones económicas y hasta ahora sus efectos habían sido muy beneficiosos para la sociedad iraní. A pesar de que siempre se mantuvo la sospecha de que pudieran seguir avanzando en secreto en el proceso de creación de armamento nuclear, la situación se mantuvo hasta hace un año cuando el presidente Donald Trump dijo que se retiraba de ese proceso y restablecía las sanciones.

La UE, sin embargo, ha intentado salvar el acuerdo e incluso había previsto medidas extraordinarias para proteger a las empresas europeas que siguieran haciendo negocios con Irán de las posibles represalias norteamericanas. Sin embargo, casi todas habían decidido por su cuenta salir del mercado iraní ante el temor de perder sus negocios en Estados Unidos.