El acta final de la Cumbre de Guayaquil afirma la voluntad de impulsar acciones conjuntas para conformar un espacio común

Guayaquil, agencias
Actualizado:

   Los mandatarios asistentes a la II Reunión de Presidentes de Sudamérica suscribieron hoy tres documentos entre los que destaca la declaración denominada ´Consenso de Guayaquil´ en la cual se plasma la voluntad de "continuar impulsando acciones conjuntas para conformar un espacio común latinoamericano".  Los presidentes suscribieron simultánemanete los documentos "Consenso de Guayaquil" sobre integración energética, seguridad e infraestructura para el desarrollo, la Declaración de la región como Zona de Paz Latinoamericana y la posición conjunta para la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible que se celebrará en Johannesburgo. 

   El documento fundamental del encuentro, el "consenso de

Guayaquil", contiene 34 puntos y tiende a formar un bloque regional a

la vez que establece críticas a las restricciones que han establecido

los países desarrollados en lo relativo al comercio. 

   Con la suscripción de esta Declaración, los presidentes

sudamericanos se comprometen en la defensa de la democracia, la

cooperación solidaria, la inegración y la seguridad, así como en

emprender acciones eficaces contra el terrorismo, el narcotráfico y

la corrupción. 

   Acordaron también promover un mecanismo de financiamiento de la

democracia y un fondo humanitario regional que no comprometa recursos fiscales. 

   Los mandatarios se ratificaron en la resolución de la "Iniciativa

de Brasilia", tomada en la cumbre realizada hace dos años, de

realizar 162 proyectos de transporte, energía y telecomunicaciones e

impulsar también el establecimiento del Eje Multimodal de la

Amazonia. 

   Pidieron a través del documento final de la Cumbre la

reorientación de las políticas financieras con el fin de combatir la

pobreza e insertar en la vida moderna a los más postergados de la

sociedad. 

   La energía fue establecida como la clave del desarrollo por lo que

los mandatarios comprometieron sus esfuerzos para aumentar la

seguridad, confiabilidad y calidad del suministro de energía, la

adopción de políticas sustentables y el impulso a la armonización de

marcos legales y técnicos comunes. 

   En cuanto a la declaratoria de Zona de Paz Sudamericana, la

posición implica que se proscribe el uso o amenaza de uso de la

fuerza entre los estados de la región, así como la posesión,

despliegue, tránsito y experimentación de armas químicas, biológicas

y atómicas. 

   El acuerdo implica también el esfuerzo por declarar a la región

libre de minas antipersonales. 

   La posición conjunta para la Cumbre Mundial de Johannesburgo hace

énfasis en la necesidad de tomar acciones que reviertan el proceso de

avance del efecto invernadero y la concienciación del cuidado del

medio ambiente para que las próximas generaciones no sufran las

consecuencias de una mala gastión de los recursos. 

   La II Cumbre Sudamericana se desarrolló en Guayaquil este viernes

y hoy, sábado. La próxima cita será en Bolivia dentro de dos años.