Imagen aérea de Madeira - ABC

Al menos 29 muertos en el accidente de un autobús turístico en Madeira

La mayoría de víctimas son turistas alemanes, aunque también hay portugueses entre ellas

MadridActualizado:

Mientras el caos energético hacía estragos en el Portugal del continente, la tragedia se instalaba ayer en la isla de Madeira, donde al menos 29 personas perdieron la vida a causa de un accidente de un autocar turístico.

El suceso aconteció en la zona de Caniço, en el municipio de Santa Cruz, no lejos del aeropuerto internacional Cristiano Ronaldo, en las proximidades de Funchal. Entre los fallecidos y los heridos figuran el conductor y el guía que aleccionaba a los turistas. Murieron 17 mujeres y 11 hombres, de un total de 55 pasajeros, en una tarde fatal que sobrevino después de que los problemas mecánicos se manifestaran durante el recorrido. La mayoría de las víctimas son de nacionalidad alemana, con algunos portugueses entre los pasajeros.

Hasta allí quiso desplazarse el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, quien declaró emocionado a una cadena privada de TV: «Es un momento de consternación. Acompaño en el dolor a los madeirenses, en general, y a los familiares de las víctimas, en particular».

«Quiero expresarles mi solidaridad y enviar un abrazo a todos aquellos que sufren en estos momentos», agregó Rebelo de Sousa, fiel a su consigna de reaccionar muy rápido ante cualquier circunstancia adversa que ocurre en Portugal.

.

Sin embargo, su intención de viajar de manera inmediata hubo de trastocarse sobre la marcha, en vista de la decisión de las autoridades de destinar el avión de la fuerza aérea lusa al traslado de los cuerpos. Una misión que retuvo unas horas a Rebelo de Sousa, presto a esperar un momento más adecuado para personarse en suelo madeirense.

La confusión reinó en los primeros instantes, justo después de que se produjera el accidente hacia las 18.30 hora local (19.30 en España), aunque no tardaron en desplazarse los agentes de protección civil procedentes de la capital.

Fue el alcalde de Santa Cruz, Filipe Sousa, quien confirmó la dimensión de la tragedia, que vuelve a azotar a los madeirenses después de los graves incendios que circundaron Funchal en el verano de 2017 y de la caída de un gigantesco árbol al norte de la ciudad, lo que provocó 13 víctimas mortales.

Ahora fue un despiste lo que provocó el suceso letal, una situación que llevó a muchos madeirenses hasta el lugar de los hechos, dada la cercanía con Funchal.

La isla se encuentra inmersa en todo un aluvión de actos para conmemorar el 600 aniversario de su descubrimiento, algo que se concretará el próximo día 1 de julio. En las actuales circunstancias, las celebraciones quedan en un segundo plano y absolutamente empañadas por el dolor de las víctimas.