Vuelco electoral en Argentina
Vuelco electoral en Argentina - reuters
elecciones argentina

Terremoto electoral con el empate técnico de Scioli y Macri

El candidato opositor se enfrentará en segunda vuelta contra el oficialista Daniel Scioli

Actualizado:

Mauricio Macri sorprendió a Argentina, a las encuestadoras y a sí mismo. Pasada la medianoche el Gobierno, que había retenido el escrutinio, dio a conocer la victoria parcial del candidato de la coalición opositora Cambiemos que, frente a todo pronóstico, se imponía al al favorito indiscutible, Daniel Scioli, candidato del oficialista Frente para la Victoria. Fue en los primeros resultados oficiales porque después Scioli le daría la vuelta y conseguiría el 36.24%, por el 34.86% de Macri, con el 91% escrutado. Ambos, en un virtual empate técnico, se disputarán la Presidencia de Argentina en una segunda vuelta que se celebrará el 22 de noviembre.

También en la provincia de Buenos Aires, la mayor de Argentina, venció la coalición opositora y Maria Eugenia Vidal se impuso con el 39,61% frente al 35,03% logrado por Aníbal Fernández, jefe de Gabinete de Cristina Fernández de Kirchner. El estrepitoso fracaso del Gobierno se dio en las principales plazas del país.

Argentina estalló frente a la monumental sorpresa que supuso la victoria de cambiemos. «¡Sí, se puede!», gritaban los miembros de la coalición que agrupa a liberales, socialdemócratas y progresistas moderados. Macri, relegado por la totalidad de las encuestas durante los últimos meses, semanas y hasta por los sondeos a pie de urna, no podía creer su victoria. El líder del Pro y representante de Cambiemos anunció, antes de conocerse el escrutinio: «Hoy cambia la política de este país».

En una intervención llena de emoción y con la certeza de que no se equivocaba por el recuento paralelo y las medidas de fiscalización que incorporó la oposición, se dirigió a aquellos «que me votaron pensando que no era su mejor candidato». Es decir, a los que le eligieron más por rechazo al kirchnerismo que por afinidad. «Prometo trabajar mañana, tarde y noche para ganar su confianza y demostrarles que tomaron la decisión correcta». En pleno terremoto político también se dirigió a los votantes de las otras formaciones «hasta de Scioli», insistió.

Daniel Scioli se había dirigido antes a sus seguidores y reconocido, sin tener resultados oficiales, que habría segunda vuelta. Reivindicó las reestaciones de YPF y de Aerolineas Argentinas, criticó a su adversario, Mauricio Macri y convocó: «A los que eligieron otra propuesta porque para un argentino no hay nada mejor que otro argentino», dijo remedando la frase histórica del general Perón. La derrota de Scioli que confiaba, respaldado por los sondeos, en imponerse en primera vuelta o al menos sacar una ventaja de una decena de puntos a Macri, pone al descubierto el voto oculto de una población que no se animaba a reconocer su voto. «Vencimos al miedo», proclaman en las filas de Cambiemos.

Sergio Massa, el tercero en liza, con el 21,27% de los votos, criticó al Gobierno y se declaró «guardián de la democracia» y vigilante para combatir «la corrupción». En simultáneo anunció su decisión de armar algo muy parecido a un frente de unidad nacional que excluiría al kirchnerismo donde se acuerde «un documento único para discutir programas de Gobierno y no cargos».

En este escenario el panorama para Daniel Scioli que no volvió a comparecer públicamente y para los herederos del kirchnerismo se complica. Para evitar el ballotaje alguno de los candidatos tendría que hacer logrado entre el 40 y el 45 por ciento de los votos con una diferencia de diez puntos sobre su adversario. No fue así.