Un grupo de militares israelís durante la operación de búsqueda en los Altos del Golán
Un grupo de militares israelís durante la operación de búsqueda en los Altos del Golán - efe

Un israelí cruza a Siria en parapente para unirse a la yihad

El padre del joven, de familia árabe, ha recibido una llamada desde el otro lado: «Tu hijo está bien y con nosotros»

mikel ayestaran
Actualizado:

Israel busca en Siria al ciudadano árabe de 23 años, natural de Jaljulia, al noreste de Tel Aviv, que se lanzó con su parapente desde un punto del sur del Golán ocupado para cruzar la frontera siria y enrolarse con algún grupo islamista de la oposición armada al régimen de Bashar Al Assad.

El Ejército informó de que a media tarde «un puesto de vigilancia detectó un civil penetrando en parapente en territorio sirio», pero no intentó detenerlo y ahora la inteligencia militar y el Shin Bet (servicio de seguridad) «trabajan en su localización», declaró el portavoz del Ejército, general Moti Almoz. El oficial afirmó que de momento desconocen el grupo al que pretende unirse el parapentista.

El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, se mostró partidario de retirarle la ciudadanía porque «cualquiera que se une a las filas del enemigo para luchar contra Israel no será ciudadano de este país».

Aunque el incidente ocurrió el sábado por la tarde, el Ejército congeló la publicación del caso hasta pasadas 24 horas en las que rastreó sin éxito la frontera en búsqueda del joven. La familia del protagonista de este primer caso de huida a Siria para enrolarse en la yihad que se registra en Israel declaró que en el último año se había convertido en una persona religiosa, según recogió el diario Haaretz. Su padre habría recibido una llamada desde Siria en la que una voz «con acento de beduino» le indicó que «tu hijo está bien. Está con nosotros, no te preocupes», cita el mismo diario.

Nueva jornada de ataques

El caso del parapente se hizo público en una jornada marcada por el acuerdo entre Jordania e Israel para reforzar el actual statu quo por el que se rige la Explanada de las Mezquitas, o Monte del Templo, de Jerusalén. El gesto de Netanyahu de anunciar públicamente que «los musulmanes rezan en el monte del Templo, los no musulmanes visitan el monte del Templo» y que se colocarán cámaras de vigilancia «para refutar la idea de que Israel está violando el statu quo», según el primer ministro, no fue suficiente para detener a los lobos solitarios palestinos que un día más golpearon contra Ejército y colonos en Cisjordania. Al menos dos israelíes resultaron heridos y una mujer palestina perdió la vida tras los disparos del Ejército cuando cuando intentaba acuchillar a un agente de Policía en Hebrón.

En esta misma ciudad, uno de los puntos más calientes de las últimas semanas en los territorios ocupados, un joven palestino de 20 años que recolectaba olivas resultó gravemente herido por los disparos de un colono cerca del pueblo de Sair, según la policía palestina.