Putin, con su ministro Lavrov (izquierda) y el secretario de Estado de EE.UU., Kerry, en la sede de la ONU
Putin, con su ministro Lavrov (izquierda) y el secretario de Estado de EE.UU., Kerry, en la sede de la ONU - efe

Rusia combatirá a los yihadistas de Estado Islámico con su propia coalición

La permanencia de Assad en el poder en Damasco enfrenta a Putin y Obama, y hace inviable de momento una coalición conjunta

Actualizado:

La gran coalición internacional contra el Estado Islámico, propugnada el lunes por el presidente ruso, Vladímir Putin, en su discurso ante la Asamblea General de la ONU, según el modelo, recordó, de la formada contra Hitler durante la II Guerra Mundial, parece que tendrá que esperar. Putin y su homólogo estadounidense, Barack Obama, se reunieron por fin después de meses de desencuentro, pero no pudieron ponerse de acuerdo para combatir juntos a los yihadistas debido a las discrepancias sobre el papel que deberá jugar Bashar al Assad.

Washington exige que, antes de que se proceda a crear esa gran alianza con la participación de Rusia e Irán, hay que abordar primero una negociación sobre el futuro político de Siria que, según Obama, deberá excluir al actual dictador sirio. Sin embargo, Putin considera a Assad "imprescindible" porque teme, entre otras cosas, que su desaparición deje a Rusia descolgada y la haga perder toda su influencia en la región.

Así que, de momento, cada uno actuará por su lado y crearán coaliciones separadas. El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aclaró ayer al canal de televisión ruso RT que una "coalición clásica" con un "mando conjunto" queda por ahora "descartada". Eso sí, Lavrov habló de la necesidad de "coordinación" para evitar posibles ataques entre las distintas fuerzas que participen en las operaciones contra los islamistas. Esta cuestión fue tratada por Putin y Obama, y según el canciller ruso, "la coalición -liderada por EEUU- actúa sólo con ataques desde el aire, mientras que en tierra son los ejércitos de Siria e Irak y grupos kurdos los que combaten contra el Estado Islámico y Al Nusra".

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo ayer que Putin le propuso el lunes a Obama que Estados Unidos se una al "centro de intercambio de información" sobre Siria que se ha empezado a crear en Bagdad, del que ya forman parte, además de Siria y Rusia, Irak e Irán. Peskov afirmó que los norteamericanos han sido también invitados, pero, añadió, "lamentablemente, no han participado en los primeros encuentros".

"Ahora, lo importante es el intercambio total de información (...) el resto de decisiones se tomarán dependiendo de cómo evolucione la situación", manifestó el portavoz presidencial. La existencia del dispositivo de coordinación de la capital iraquí fue dada a conocer la semana pasada, lo que ha dado pie a los expertos para hablar de la "formalización" de la coalición de Moscú, Damasco, Bagdad y Teherán. Según una fuente diplomática rusa, "es un paso importante en la senda hacia la unión de los países de la región en la lucha contra el terrorismo internacional".

Putin incidió el lunes en la ONU en que "los países musulmanes tienen que jugar un papel esencial en la coalición", ya que, de momento, los únicos que luchan en tierra son "el Ejército sirio y las milicias kurdas". A este respecto, el especialista en temas militares rusos, Pável Felgenhauer, opina en un artículo publicado en "Nóvaya Gazeta" que tal planteamiento no es realista porque "los suníes no se van a poner a luchar junto con los chiíes ni siquiera contra el Estado Islámico".

El Ministerio de Exteriores ruso ha fijado para octubre, en fecha aún sin determinar, una reunión de un "grupo de contacto" para Siria con Rusia, EEUU, Arabia Saudí, Irán, Turquía y Egipto. El viceministro Mijaíl Bogdánov, declaró el lunes que "deben formarse cuatro grupos de trabajo en Ginebra". Según sus palabras, "el nivel de los miembros de las delegaciones aún no se ha decidido, pero pienso que podrá ser un trabajo a muchos niveles: de expertos, de viceministros y de los ministros mismos, si fuera necesario". Está también previsto que asista el mediador de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, reconoció ayer que entre Putin y Obama ha habido entendimiento "en los principios fundamentales". Se entrevistaron por espacio de 90 minutos y, de acuerdo por lo relatado por Kerry al canal MSNBC, "coincidieron en que Siria debe ser un país unido, preferiblemente laico, liberado del Estado Islámico y con una transición negociada".

Fin