El expresidente de Colombia, declarando ante los medios en el puente Internacional Simón Bolívar (Colombia)
El expresidente de Colombia, declarando ante los medios en el puente Internacional Simón Bolívar (Colombia) - efe

La oposición dice que Maduro intenta sabotear las elecciones con el cierre de las fronteras

El expresidente colombiano Álvaro Uribe, ha declarado que Maduro se dedica a infundir miedo contra su país, así como Hitler lo hizo contra los judíos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El coordinador de la oposición venezolana Voluntad Popular, Carlos Vecchio, ha acusado este lunes a Nicolás Maduro de intentar sabotear las elecciones del próximo 6 de diciembre con medidas como el cierre de la frontera con Colombia.

«Nosotros hemos planteado la alerta internacional de que el Gobierno está en un continuo saboteo de lo que es el proceso electoral venezolano», declaró Vecchio.

El dirigente asiste en Bogotá al «Foro sobre Democracia de Nueva Generación para las Américas», organizado por El Club de Madrid, la Fundación Buen Gobierno, IDEA Internacional, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes.

Vecchio se refirió a la decisión anunciada el miércoles pasado por el gobernante venezolano de cerrar durante 72 horas la frontera entre ambos países y la posterior declaración del estado de excepción en el estado de Táchira, que limita con el departamento colombiano de Norte de Santander (noreste).

«Es una medida irresponsable, unilateral e improvisada. No resuelve el problema del contrabando y la inseguridad y quien termina pagando los platos rotos son los colombianos y los venezolanos que viven en la frontera», alertó el líder opositor.

Advirtió que el Gobierno de Maduro está utilizando «el enemigo externo para dar una justificación al desastre interno y para no discutir sobre la grave crisis que tiene Venezuela».

«Y al propio tiempo está generando un ambiente poco favorable para el desarrollo de una campaña electoral y que puede utilizarse como una medida de suspensión de las elecciones», puntualizó.

El representante deVoluntad Popularseñaló que el Ejecutivo venezolano ataca y deja presos a opositores, interviene partidos, inhabilita opositores e impide la observación internacional calificada.

Vecchio hizo un llamado para que la presencia del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de los expresidentes invitados al foro en Bogotá y la crisis en la frontera colombo-venezolano sean «una gran oportunidad» para que se pueda «encauzar el tema venezolano» y se celebren unas elecciones que «le den garantías» al país.

Uribe compara las deportaciones colombianas con el holocausto judío

El expresidente colombiano Álvaro Uribe ha afirmado en la frontera con Venezuela que el mandatario de ese país, Nicolás Maduro, infunde contra los colombianos un odio comparable al de Hitler contra los judíos, y por eso, casi un millar de ciudadanos han sido deportados en cuatro días.

«Así como Hitler infundió odio contra los judíos diciendo que eran la base del mal y una raza inferior, y todo terminó con el asesinato de seis millones de judíos, la dictadura castro-chavista de Venezuela está dedicada a infundir odio contra el pueblo colombiano llamando a nuestras mujeres prostitutas y a nuestros compatriotas paramilitares», dijo Uribe en un discurso desde el puente que une Colombia y Venezuela en la ciudad de Cúcuta.

En el discurso, en el que fue apoyado por varios centenares de personas que permanecen en el puente que fue cerrado en la medianoche del pasado miércoles, el exmandatario mostró su solidaridad con los al menos 861 colombianos que han sido deportados desde Venezuela en los últimos días, cuando Maduro decretó un estado de excepción en parte del estado fronterizo de Táchira.

Asimismo envió una petición a la comunidad internacional y al Gobierno de Colombia para que intervengan ante esta situación.

En opinión del senador Uribe, los ciudadanos colombianos deportados han sido «despojados en su pobreza humillada», puesto que muchos de ellos han tenido que dejar Venezuela sin llevar ninguna de sus propiedades y tienen «sus casas marcadas como jaulas de animales».

Además expresó su solidaridad con los venezolanos de la oposición «torturados y encarcelados».

«Esta es una voz de alerta, ahora nuestra preocupación es cuanto va a durar la dictadura castro-chavista de Venezuela», afirmó Uribe, que recordó que los «gulags» soviéticos estuvieron presentes durante más de 70 años.

Durante su discurso, Uribe abogó por «una frontera libre» en la que haya «libre tránsito de personas trabajadoras» y recordó que Colombia es signatario de tratados internacionales que dicen que «ningún país en ejercicio de soberanía puede tratar injustamente a los ciudadanos de otro».

Precisamente, tras el cierre de la frontera, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, afirmó el pasado jueves que esa era una «decisión soberana».

Posteriormente, el Gobierno colombiano ha endurecido su posición y ha pedido que se «respete la integridad y los derechos humanos» de los colombianos que viven en Venezuela.

Por último, Uribe hizo un llamamiento a la comunidad internacional y a los delegados y observadores para que vayan a las elecciones parlamentarias que celebrarán en Venezuela en diciembre, «no como turistas que visitan Caracas», sino para trabajar y desvelar las posibles irregularidades que puedan darse.