Merkel con la niña palestina
Merkel con la niña palestina - NDR/AKTUELL

«¡Haz llorar a Merkel! ¡Envíale una cebolla!», así es la campaña contra su trato a la niña palestina

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) responde de esta forma a la escena que protagonizó la canciller alemana con Reem Sahwil, la niña palestina de 14 años

Actualizado:

La canciller alemana, Angela Merkel, recuerda a Margaret Thatcher por su capacidad de crear filias y fobias con su firmeza ante las complicadas decisiones que se le presentan desde el estallido de la crisis. Una de las últimas polémicas fue su aparente falta de empatía ante una estudiante palestina que reside en el país desde hace cuatro años y que debe abandonar Alemania porque a su padre se le ha acabado el contrato laboral.

Ante eso, los críticos han lanzado en las redes numerosas campañas, la última «¡Haz llorar a Merkel! ¡Envía una cebolla a la canciller! ha sido promovida por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). En su web hazlloraramerkel.org la ONG invita a a todo el mundo a enviar un SMS al número 28014 para así donar 1,20 euros, que irá destinado a enviar cebollas a Angela Merkel y a ayudar a los refugiados.

CEAR responde de esta forma a la escena que protagonizó Merkel con Reem Sahwil, la niña palestina de 14 años. La canciller escuchó su historia y la de su familia, que lleva cuatro años esperando la residencia permanente en Alemania. Después, Merkel le respondió que lo entendía, pero que «la política a veces es dura». La canciller no aflojó su gesto ante la dramática situación contestando: «Tú eres una chica muy simpática, pero sabes que en Líbano hay miles y miles de refugiados palestinos. Y que si les dijéramos a todos que pueden venir.. y también a los africanos… No podemos hacerlo. Algunos van a tener que volver a su país».

Más tarde, la niña palestina defendió a Merkel: «Me escuchó y también me dijo lo que pensaba sobre eso, y creo que eso está bien», dijo al canal ARD. La joven explicó a Merkel en un perfecto alemán que tan solo quiere cumplir su sueño de seguir estudiando y vivir como cualquiera de sus compañeros de clase.