Un grupo de jóvenes árabe-israelíes lanzan piedras durante unos enfrentamientos en Umm el-Fahm, Israel
Un grupo de jóvenes árabe-israelíes lanzan piedras durante unos enfrentamientos en Umm el-Fahm, Israel - epa

Israel castigará con hasta 20 años de cárcel a quienes lancen piedras

El Parlamento ha aprobado un endurecimiento de las penas contra quienes cometan actos vandálicos

Actualizado:

El Parlamento de Israel ha aprobado un endurecimiento de las penas contra quienes cometan actos vandálicos como el lanzamiento de piedras, una práctica recurrente en las manifestaciones palestinas y que podría ser castigada con hasta 20 años de cárcel.

Los diputados de la Knesset han sacado adelante la medida a última hora de este lunes, con 69 votos a favor y 17 en contra. «La tolerancia con los terroristas termina hoy. Quien lance piedras es un terrorista y sólo servirá como disuasión un castigo adecuado y justo», ha defendido la ministra de Justicia, la ultraderechista Ayelet Shaked.

La nueva legislación fue presentada tras la ola de protestas palestinas registrada el año pasado en Jerusalén Este. El lanzamiento de piedras se ha convertido en una especie de símbolo de resistencia desde la primera Intifada y, desde 2011, han muerto tres israelíes por este tipo de ataques.

La nueva ley castiga con hasta 20 años de cárcel el lanzamiento de una roca con intención de causar daño y contempla una pena máxima de diez años para las agresiones no intencionadas. Hasta ahora, la Fiscalía israelí había pedido sentencias inferiores a los tres meses en caso de que no se registrasen heridos graves.

Esta reforma será aplicable en Jerusalén Este, pero no en Cisjordania, donde rige en su mayor parte la jurisdicción militar israelí. Según el Parlamento, Israel registra cada año unas 1.000 imputaciones por lanzamientos de piedras.

El responsable del Club de Presos Palestinos, Qadura Fares, ha tachado de «racista» la nueva normativa. En su opinión, «es odiosa y contradice la regla más básica de que el castigo sea acorde con la ofensa cometida».