Imagen del vídeo subido a YouTube
Imagen del vídeo subido a YouTube - CAPTURA DE FOTO: YOUTUBE
YouTube

Un experimento revela el odio hacia los homosexuales en las calles de Rusia

Los autores del vídeo subido a YouTube dicen que recibieron insultos, empujones o amenazas cada cinco minutos

Actualizado:

En Rusia, incluso fingir ser gay puede ser peligroso. Esa es la conclusión de un nuevo video viral de YouTube que investiga la homofobia en las calles históricas de Moscú. El 12 de julio, una organización rusa decidió realizar un «experimento social»: filmaron con cámaras ocultas a un par de jóvenes paseando cogidos de la mano. En él se muestra el abuso, tanto verbal como físico, que los homosexuales se ven sometidos a diario.

Ya han conseguido casi seis millones de visitas en los dos días que lleva subido al canal de Youtube, ChabuRussiaTv. Aunque los dos protagonistas, Artem Frantsuzov y Jay Babenko, en realidad no son gays, tuvieron que parar el experimento porque se sentían amenazados, según ha informado el Washington Post. Nikita Rozhdestv, quien grabó el video, ha explicado al periódico estadounidense que se inspiraron después de que la Corte Suprema de Estados Unidos legalizara el matrimonio gay el pasado mes de junio.

Rusia contra el movimiento LGBT

En los últimos años, Rusia ha tomado enérgicas medidas contra el colectivo homosexual. En 2013 el Kremlin aprobó una ley contra la «propaganda homosexual» que prohíbe en todo el territorio ruso la «propaganda de relaciones sexuales no tradicionales». Aunque no menciona explícitamente la homosexualidad, sí se define una relación tradicional como la que se da entre un hombre y una mujer. El movimiento LGBT ve que en la práctica no se permite la expresión pública de la homosexualidad y esto es penado con multas de hasta 50.000 rublos o arrestos de hasta 15 días y deportación para los extranjeros.

Aunque técnicamente Rusia despenalizó las relaciones homosexuales en 1993, tras la caída de la Unión Soviética, el presidente Vladimir Putin ha expresado su oposición hacia este colectivo. «Sin los valores implícitos en el cristianismo y otras religiones del mundo, sin las normas de moralidad que han tomado forma durante milenios, la gente inevitablemente pierde su dignidad humana», dijo el presidente ruso durante un discurso en 2013.