El primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante una comparecencia este lunes
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante una comparecencia este lunes - afp

Tsipras: «Asumo la responsabilidad de un texto que firmé para evitar el desastre»

Este miércoles, el Parlamento heleno deberá dar el visto bueno al primer paquete de medidas pactado por Tsipras con Bruselas

Actualizado:

El primer ministro griego Alexis Tsipras ha concedido este martes una entrevista en la televisión pública helena en la que ha anunciado que «solo dirá verdades». El político ha reivindicado su intento por lograr un acuerdo «que no es como el anterior», ya que supone «menos dinero». También ha querido subrayar los logros, como la obtención de «82 mil millones de euros» y la llegada de «inversiones de 32 mil millones», unas medidas que «serán mejor para Grecia».

Además, el político ha señalado que el ajuste fiscal y la subida del IVA —que ha lamentado, especialmente en lo referente al turismo y los restaurantes— son una opción mejor al recorte en los sueldos públicos y las pensiones, que finalmente no se producirá.

Tsipras ha explicado que no habrá prejubilaciones y que la gente se retirará a partir de los 67 años. El político ha añadido que la reforma del sistema de pensiones era necesaria, incluso sin las exigencias de la troika.

El primer ministro también se ha referido al referéndum, y ha explicado que lo llevó a cabo porque consideró que situaría a Grecia en una mejor posición para negociar con los acreedores. Tsipras también ha explicado que en ningún caso pretendió arriesgar la permanencia de su país en la Eurozona con la consulta. «Pueden acusarme de que tenía ilusiones, pero no de decir mentiras», ha indicado.

Tsipras ha reivindicado su actitud negociadora: ¿Ustedes creen que se gana políticamente con el chantaje? Se gana con el consenso», ha señalado. El primer ministro también ha afirmado que «la austeridad ya no será la ley para Europa» y ha afirmado que intentará hacer su «plan político en cuatro años».

Tsipras también ha señalado su deseo de «mantener el partido unido». Durante este martes, ha celebrado varios encuentros con miembros de su partido de izquierda radical, Syriza, que se han mostrado críticos con el acuerdo alcanzado con los acreedores este lunes. El miércoles, el Parlamento deberá dar el visto bueno al primer paquete de medidas pactadas con Bruselas.