El primer ministro griego, Alexis Tsipras
El primer ministro griego, Alexis Tsipras - afp

Tsipras anuncia que la radiotelevisión pública ERT volverá a emitir el próximo lunes

El gobierno heleno ha dejado claro «a las instituciones» (antes conocidas como troika) que este organismo recibirá los fondos gracias a una partida de la factura de la luz que pagarán los griegos

Actualizado:

Orgulloso de cumplir una de sus propuestas electorales, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, se ha entrevistado esta mañana con el recién elegido presidente del nuevo ente radiotelevisivo ERT, Dionisi Tsakni, y su director general, Lambi Tagmatarji, a los que ha recibido en su despacho.

Fuentes gubernamentales han destacado que Tsipras recalcó la decisión del nuevo gobierno de comenzar un nuevo funcionamiento del ente publico evitando los problemas del pasado. Se insiste en un nuevo ente independiente que se convierta en un ejemplo de funcionamiento. Tsipras comentó que la primera prioridad es el regreso ordenado de los trabajadores que habían sido despedidos inesperadamente el 11 de junio del 2013. El próximo 11 de junio, dos años después, el primer ministro heleno se reunirá con ellos en el patio del edificio central para celebrar «la victoria de la lucha, la victoria de la democracia».

La ley que describe el funcionamiento del ente fue aprobada recientemente y el gobierno ha dejado claro «a las instituciones» (antes conocidas como troika) que este organismo estará financiado enteramente por la factura de la luz de los griegos (4,24 euros al mes, que representan 50,88 euros al año por cada contribuyente). Eso sí, quienes tienen pocos recursos económicos y han conseguido que se les reduzcan las facturas eléctricas no deberán pagarlo.

Toda la oposición ha criticado la ley aprobada por los partidos que forman la coalición del gobierno actual, insistiendo que el nuevo ente está bajo las órdenes directas del ministro de Estado, Nikos Papas, el más cercano al primer ministro y no existe ningún sistema que garantice la independencia y la calidad de sus programas. Y nadie sabe tampoco cuántos empleados volverán ni en que condiciones: de las 2.650 personas que trabajaban hasta el 2013 y fueron despedidas, algunos se han jubilado, otros fueron de nuevo contratados con salarios menores en la compañía estatal NERIT aún en funcionamiento o en otros trabajos y todos recibieron una indemnización.