Autoridades libias impiden que 400 emigrantes embarquen en sus costas

El grupo fue detenido en una ciudad cercana a Trípoli

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las autoridades libias han detenido a unos 400 emigrantes clandestinos este domingo al amanecer. El grupo, formado en su mayoría por somalíes y etíopes, estaba preparado para embarcar con destino a Europa. Los arrestos se han producido después de la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores y Defensa de la UE celebrada ayer en Bruselas. En el encuentro se discutió sobre una acción naval conjunta contra los contrabandistas del Mediterráneo, responsables del tráfico de personas. Una operación cuyo principal objetivo sería Libia.

Los 400 inmigrantes estaban preparados para embarcar en Tajura, una pequeña ciudad situada al este de Trípoli, la capital del país. Así lo ha señalado a AFP Mohamed Abdel Salam al-Qoeiri, portavoz de un organismo libio encargado de la lucha contra la emigración ilegal. Según esta misma fuente, varias mujeres embarazadas formaban parte del grupo detenido.

Abandonar la violencia

Los testimonios de los emigrantes arrestados, recogidos por AFP, muestran el abanico de temores que les empuja a huir. Como en el caso de Annabelle, una mujer que ha suplicado que no le envíen «de vuelta a Nigeria». El país sufre la violencia provocada por el grupo terrorista Boko Haram. Maneh procede de Níger y tampoco quiere volver a casa. En este caso, su objetivo es encontrar a su esposo, que llegó a Europa hace tiempo: «No sé dónde está e ignoro si está vivo o muerto», ha declarado entre lágrimas.

Adam Ibrahim Abdallah, uno de los emigrantes procedentes de Somalia, ha explicado cómo se produjo el traslado a un centro de retención en Trípoli. «Nos han detenido y nos han conducido aquí. La razón por la que he huído de mi país es que está en guerra y que no hay gobierno. Necesitamos toda la ayuda posible», ha afirmado. El conflicto de Somalia comenzó en 1991.

El drama de la emigración ilegal en Libia se intensificó tras la muerte del dictador Gadafi en octubre de 2011. Desde entonces, la nación vive sumida en el caos. Para el analista del Real Instituto Elcano Florentino Portero, existen dos centros de poder enfrentados: el de Trípoli, islamista y próximo a las Hermanos Musulmanes, y el de Tobruk, de corte moderado. Grupos yihadistas repartidos por todo el país complican la situación.

Según datos proporcionados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 34.500 inmigrantes han llegado a Italia durante este año. Unos 1.770 han muerto o desaparecido en el mar. La operación de la UE para luchar contra los contrabandistas puede ser aprobada este lunes.