weekly citizen
Homofobia en África

La amenaza del presidente de Gambia: «Cortaré la garganta a cualquiera que sea gay»

Por su parte, el vicepresidente de Kenia dijo, ante la visita del secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, que en su país no hay espacio para homosexuales

Actualizado:

Al eterno dictador de Gambia, Yahya Jammeh, no le gustan los homosexuales en su país y se empeña en dejarlo claro. Pero la última muestra de su retórica antigay ha ido más allá de sus habituales soflamas.

«Si tú eres un hombre y quieres casarte con otro hombre en Gambia, te cogeré y te cortaré el cuello. Así nadie más se fijará en ti, y ningún hombre blanco podrá hacer nada», arengó ante la multitud en la ciudad de Farafeni, según recoge « Vice News». Jammeh, de 49 años pero que controla el poder desde 1994, se refería así a los homosexuales en su discurso para «fomentar un ambiente saludable». Paradójico o no, esta retórica continúa imperando en buena parte de los gobiernos africanos.

De hecho, la pasada semana en Kenia, el vicepresidente William Ruto dijo que en la sociedad de su país «no hay lugar para la homosexualidad». Ruto hizo esta declaración el mismo día en que llegaba en visita oficial el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, representante de un gobierno que está llevando a cabo una política muy activa en favor de los derechos de los homosexuales, al fomentar la legalización del matrimonio gay en Estados Unidos.

También en la principal potencia de África Oriental, un semanario, «Weekly citizen», ha publicado en portada una lista con los diez homosexuales más celebres del país, con foto, nombres y apellidos. En una acción que recuerda a la publicación en el país vecino, Uganda, de una lista que «exponía» a los principales homosexuales del país y tras la cual se produjeron varios asesinatos.

En este país se promovió el pasado año una ley antihomosexual, donde se preveía la cadena perpetua para quienes llevaban a cabo «prácticas homosexuales». El proyecto fue anulado por el Constitucional ugandés pero poco después, en noviembre, comenzaron los preparativos para una nueva ley contra los gais.