El Gobierno iraquí da por muerto al número dos de Estado Islámico

Abu Ala al Afi se encontraba dentro de una mezquita en Tal Afar (Irak) cuando fue alcanzado por un misil tras un bombardeo de la coalición liderada por Estados Unidos

Actualizado:

La alianza que lidera Estados Unidos asestó un nuevo golpe a la cúpula del grupo yihadista Estado Islámico (EI). El ministerio de Defensa iraquí informó de la muerte del considerado número dos del movimiento, Abu Alaa Afri, tras un bombardeo contra la Mezquita de los Mártires de la aldea de al-Iyadhiya, muy cerca de Tal Afar, al norte de la provincia de Nínive y bajo control del EI desde junio. Su desaparición supone un duro golpe para un EI que ha tenido que recurrir a la existencia de un na’ib al-malik (una especie de súper número dos) debido al delicado estado de salud del califa, Abu Baker Al Bagdadi, herido en un bombardeo de la coalición el 18 de marzo al norte de Irak. Washington no ha reconocido oficialmente la información difundida por su aliado iraquí, pero sus aviones y barcos son los responsables de la gran mayoría de ataques.

El lugar dejado por Alaa Afri se lo disputarán ahora Abu Ali al-Anbari, ex general del Ejército de Irak nacido en Mosul y vinculado al EI desde su expansión a Siria en verano, y Ali Moussa al-Hawikh, gobernador yihadista en Raqa. Una disputa que simboliza la competencia entre las facciones iraquí y siria del movimiento por hacerse con el control del califato, según revelaron esta misma semana combatientes que han decidido desertar a la ONG Eye on The Homeland, creada para apoyar a quienes dejan de luchar con el EI y que en el último mes habría ayudado a desertar a unas cien personas. Los testimonios de los desertores confirman que el califa habría sido trasladado a Raqa, bastión insurgente en Siria, para recibir tratamiento médico, según recogió el medio digital estadounidense «The Daily Beast», y que estos dos dirigentes, además del fallecido Alaa Afri, llenan el hueco dejado por Al Bagdadi, con problemas en la espina dorsal y una pierna.

Exprofesor de Física

El nombre de Alaa Afri, por el que EE.UU. ofrecía una recompensa de siete millones de dólares, saltó a los medios hace dos meses, cuando el doctor Hisham al Hashim, asesor del gobierno iraquí en asuntos relacionados con el EI, reveló a la revista «Newsweek» que se había convertido en una especie de «califa temporal» tras las heridas sufridas por Al Bagdadi en un bombardeo de EEUU. Al Hashim le presentó como un ex profesor de Física de Tal Afar, veterano de la yihad en Afganistán, vinculado a Al Qaida tras la invasión estadounidense de Irak y «con mucho carisma entre los suyos».

EE.UU. cuestiona la muerte

Por otra parte, el Mando Central de Estados Unidos ha negado que la coalición militar contra el grupo terrorista Estado Islámico haya disparado contra la mezquita, poniendo en cuestión así las informaciones sobre la muerte de Abu Alaa Afri

El Ejército norteamericano ha dicho en un comunicado que carece de información que pueda «corroborar» la muerte del «número dos» de Estado Islámico, pero ha puesto en duda la versión de Bagdad. «Podemos confirmar que los aviones de la coalición no atacaron una mezquita», ha subrayado.

En este sentido, ha recordado que las fuerzas aliadas intentan «reducir los riesgos potenciales de daños colaterales y víctimas civiles» en el marco de la ofensiva para destruir posiciones de Estado Islámico.

El Ejército estadounidense informa diariamente de sus ataques en Siria e Irak y describe escuetamente los objetivos, pero no incluye ningún resumen de las posibles bajas causadas en las filas terroristas. En territorio iraquí, Estados Unidos cuenta con la colaboración de Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Jordania, Países Bajos y Reino Unido.

Washington ofrece una recompensa de hasta 7 millones de dólares por información relativa al '«número dos» de Estado Islámico, que habría ganado peso en la jerarquía yihadista en los últimos meses. La supuesta incapacitación del líder del grupo, Abu Bakr al Bagdadi, había situado a su lugarteniente como la responsable interino.