Angela con Fabio Poças
Angela con Fabio Poças

«Querida Ángela», la emotiva carta de unos estudiantes a la joven portuguesa que se unió al Estado Islámico

Los 11 alumnos de institutos de Lisboa muestran así una inusual madurez y atestiguan que conocen muy bien lo que significan el yihadismo y sus atrocidades

Actualizado:

«La guerra santa es la única esperanza de la humanidad». Cuando un grupo de estudiantes portugueses de 15 a 18 años leyó semejante proclama en boca de una joven de la misma nacionalidad, su sorpresa se alió con la indignación. El resultado es una carta en la que se esfuerzan por comprender los motivos de su decisión e instan a Ángela Barreto a recapacitar.

La misiva ha salido ya para Siria, adonde huyó la chavala (19 años), pues conocen a su padre y se la han dado para que se la entregue como pueda, en vista de que él busca convencerla de que abandone ese camino porque se siente «destruido» por la determinación de su hija.

Los 11 alumnos de institutos de Lisboa muestran así una inusual madurez y atestiguan que conocen muy bien lo que significan el Estado Islámico y sus atrocidades. «Sólo queremos que recapacites, nada más», subrayan mientras le recuerdan que podía vivir con toda normalidad en Europa como ellos, que pertenecen a su misma generación.

Ángela Barreto se encontraba viviendo en Holanda el verano pasado cuando conoció por internet al también portuguésFábio Poças, exfutbolista del Sporting de Lisboa y admirador de Fernando Torres. Se dejó arrastrar por él y hoy ambos engrosan las filas del yihadismo. El primer paso para la chica fue convertirse a la religión musulmana y cambiar su nombre: Umm Abdurahman.

«Querida Ángela:

Somos un grupo de amigos de la región de Lisboa. Vimos una fotografía tuya y sabemos, a través de un artículo de un periódico, que te fuiste a Siria para sumarte a la causa del Estado Islámico. Percibimos que diste este paso porque deseabas algo más, una vida que valiese la pena».

Así comienza la carta, firmada por estos católicos practicantes que integran el Movimiento Comunión y Libertad. Y prosigue: «Nos sobrecogió tu historia porque nos dimos cuenta de que, en el fondo, eres una joven como nosotros. También queremos una vida diferente, pero en un sentido mucho más positivo, siguiendo nuestros ideales y viviendo en consonancia con nuestras creencias».

«Tú te sumaste al Estado Islámico porque sientes que ahí está lo que buscabas. Eso podemos comprenderlo. Sólo te decimos que hay otros caminos, otras salidas. Queremos dejar claro que no criticamos tu elección religiosa, no es eso», agrega el emotivo texto antes de continuar: «Descubrimos que compartimos contigo muchas de las críticas que haces al mundo en que vivimos: la utilización de las personas, el individuo, la corrupción. Como tú, sentimos que no nos conformamos con lo que vemos y vivimos».

Su profesor Miguel Tristany realiza también una aportación: «Me interesa mucho saber por qué hay jóvenes europeos que se alistan en el Estado Islámico. Encuentro en ello un desafío, una falta de creencia en Occidente y en lo que representa».