Una de las pegatinas con el mensaje de apoyo a Hillary Clinton
Una de las pegatinas con el mensaje de apoyo a Hillary Clinton - AFP
Elecciones EE.UU. 2016

¿Está Estados Unidos preparado para tener a una mujer en la presidencia?

Pese a su amplia experiencia, la candidatura de Hillary Clinton no será sencilla a la hora de hacerse con la victoria

LAURA RIESTRA
Actualizado:

Barack Obama abrió la puerta hacia una nueva era en la presidencia de Estados Unidos. En todos los sentidos. Su persona ha supuesto un punto de inflexión en lo que a campañas presidenciales se refiere y en lo que respecta a la figura presidencial. Se ha repetido hasta la saciedad: ha sido el primer presidente negro.

Encaminado ya hacia el final de la etapa en la Casa Blanca de Obama, el país mira ahora hacia las próximas elecciones, las de 2016, y empieza a poner cara a sus «presidenciables». Tras las confirmaciones en el bando republicano de Rand Paul y Ted Cruz, el pasado domingo Hillary Clinton hizo lo propio y convertía en un hecho lo que era un secreto a voces desde hacía tiempo: su segundo intento en la lucha hacia la Casa Blanca. Con ella llegaría la posibilidad de que, en otra nueva etapa, Estados Unidos eligiera a la primera presidenta de su historia. ¿Está preparado para ello?

«Muchos han cuestionado el hecho de que EE.UU. puede no estar listo para contar con una mujer en la presidencia, pero también se decía lo mismo de un presidente afroamericano. No sería el primer país en el continente americano donde ocurriría esto. Recordemos en este momento países como Chile, Argentina, Costa Rica y Brasil están liderados por mujeres. ¿Por qué no Estados Unidos?», expone a ABC.es Cristina Crespo, directora de Proyectos del Instituto Franklin-UAH.

A favor de su candidatura está, tal y como explica Crespo, el hecho de que Hillary «es una mujer muy preparada, con una larga trayectoria política y que conoce a fondo las instituciones, en concreto en la Casa Blanca como Primera Dama». «En su experiencia como Secretaria de Estado se ha enfrentado a distintos desafíos y ha tenido la oportunidad de llevar muy de cerca la política internacional. Podríamos decir que tiene tablas. Además cuenta con el carismático Bill Clinton a su lado, ¿que se convertiría en Primer Caballero?».

EE.UU. y sus mujeres

Eso sí, el camino hacia la presidencia para una mujer en Estados Unidos no es una tarea sencilla. En EE.UU. existe una mayor dificultad para que las mujeres accedan a puestos políticos debido a la propia estructura del sistema. Así, según apuntó Alana Moceri, durante una mesa redonda celebrada por Instituto Franklin-UAH y Casa de América, el porcentaje de mujeres en el congreso en EE.UU. es del 18,5% mientras que en España es del 36%.

Consciente de esta situación, el presidente de EE.UU. ha tratado de impulsar el papel de la mujer en los cargos de poder estadounidenses. «El respaldo al liderazgo femenino es el resultado de una de las prioridades marcadas por su administración: la igualdad de género. Obama es consciente de que la mujer está infrarrepresentada en las instituciones. Por eso ha hecho posible que se emprendieran nuevas iniciativas en este sentido. Como por ejemplo, la creación de dos puestos de alto nivel: el embajador plenipontenciario para Asuntos de la Mujer del Departamento de Estado y coordinador principal para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Además su apoyo es claro, pues él mismo ha asegurado que muy pronto una mujer será elegida presidenta de los Estados Unidos.», apunta Crespo.

De hecho, el pasado sábado, en plena euforia por las nuevas relaciones iniciadas por Cuba y Estados Unidos, escenificadas en la Cumbre de las Américas en Panamá, Obama, aseguró que Clinton es «su amiga» y que «sería una excelente presidenta», Las palabras las pronunció un día antes de que la exsecretaria de Estado se lanzara formalmente a competir por la Casa Blanca. «Ella fue una candidata formidable en 2008, un gran apoyo para mí en las elecciones, una espectacular secretaria de Estado y es mi amiga. Creo que sería una excelente presidenta», añadió.

Pese a los apoyos evidentes, Clinton ha optado todo este tiempo por jugar al despiste, pero siempre dejando «mensajes» y pistas que en todo momento han puesto de manifiesto sus aspiraciones. Sin ir más lejos, en la biografía de su perfil oficial de Twitter, conluye su descripción con un «TBD...» («to be determined» o «por determinar»), una fórmula que se emplea en comunicados y textos oficiales para indicar que aún no se ha definido una hora o lugar de una cita. Sin duda, una forma elegante de mantener viva la incertidumbre sobre su futuro y dejar viva la duda de una manera constante.

Por otro lado, durante todo este tiempo, Clinton no sólo se ha dedicado a alimentar las preguntas sobre su futuro. También ha tratado de aclarar «manchas» de su expediente con el fin de llegar a la camapaña con todos los puntos claros. Así, de la mano de su biografía y de su gira complementaria, se encargó de responder sobre lo que ella misma califica de «errores», los mismos que los republicanos utilizan en su contra.

El ataque terrorista de Bengasi (Libia) ocurrido en 2012, en el que falleció el entonces embajador estadounidense, Chris Stevens, y otros tres funcionarios o el caso de Mónica Lewinsky son dos capítulos de su vida sobre los que Clinton no se esconde. «Es un peso con el que cargo», sentenció sobre lo ocurrido en la ciudad libia; «Espero que sea capaz de pensar en su futuro y construir una vida en la que encuentre satisfacción», respondió sobre Lewinsky durante una entrevista con la cadena estadounidense ABC.

«El caso Lewinsky es algo que siempre le acompañará, pero que ha quedado en el pasado. Para sus adversarios es fácil recurrir a este tema, aunque es un hecho que ya no es trascendente. Creo que en este momento Hillary es el centro de todas las miradas en Estados Unidos, ¡parece como si ya estuvieran de campaña! Creo que Hillary ha sabido crearse un personaje propio al margen de su marido y de su etapa como Primera Dama. Ahora es una «mujer de Estado» con liderazgo propio», asegura a ABC Cristina Crespo.