Parte del equipo que investiga crímenes de guerra en Siria
Parte del equipo que investiga crímenes de guerra en Siria - REUTERS

El Observatorio denuncia un nuevo ataque químico perpetrado por el régimen de Al Assad

Varios médicos han difundido vídeos en los que se puede ver a jóvenes sufriendo los efectos de la inhalación de gases

daniel iriarte
Actualizado:

Seis personas han muerto y decenas han tenido que recibir atención médica en la localidad siria de Sarmin, en la provincia septentrional de Idlib, tras haber sido víctimas de un ataque con cloro lanzado esta madrugada por la aviación del régimen, según aseguran el Observatorio Sirio de Derechos Humanos y activistas locales. Las acusaciones han sido respaldadas por la aparición de varios videos en internet, aunque han sido rechazadas por el régimen, que las califica de «propaganda».

En uno de los videos puede verse a varios hombres aparentemente afectados por el gas, siendo tratados por personal médico con mascarillas. «Sobre las 8:45 oímos el sonido de helicópteros. No escuchamos ninguna explosión. Inmediatamente empezamos a recibir casos», afirma uno de los auxiliares médicos. «Los síntomas incluyen irritación en los ojos y la nariz, e imposibilidad de respirar. Lo más probable es que sea cloro en estado gaseoso», indica.

En otras imágenes subidas a internet por los activistas pueden verse a varios niños de corta edad presuntamente sin vida, envueltos en mortajas, aunque ABC no ha podido confirmar de forma independiente que el metraje pertenezca al mismo incidente. Otro de los videos muestra también a varios pequeños y una mujer inconscientes, mientras una voz determina el lugar y la fecha. «Uno de los niños solo tiene unos meses», dice la voz. Varios hombres traen a otros dos menores, uno de ellos una chica. «Todavía está viva, doctor», dice el varón que la carga. «Doctor, doctor, todavía respira», añade dramáticamente.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos afirma que el ataque ha producido seis víctimas mortales, cinco de ellos pertenecientes a una misma familia. Según los testigos, el cloro fue lanzado desde barriles con helicópteros. El presunto ataque se produce apenas unos días después de que el Consejo de Seguridad de la ONU condenase la utilización de cloro en Siria, un elemento prohibido por la Convención de Ginebra. El empleo de este gas en el conflicto sirio fue confirmada el pasado septiembre por la Organización para la Prohibición del Armamento Químico, que sin embargo no mencionó a ningún responsable concreto de su uso.

La agencia Reuters citó ayer a una fuente militar del régimen, que negaba el incidente. «Confirmamos que no usamos este tipo de arma, y que no necesitamos utilizarla», aseguró. El propio presidente sirio Bashar Al Assad negó el pasado mes el uso de barriles bomba contra la población civil, a pesar de que su utilización ha sido reiteradamente documentada por testigos independientes y periodistas extranjeros en lugares como Alepo.

«Esto ha sido un bombardeo por el régimen apóstata y criminal de Assad, apoyado por Occidente y los estados árabes», afirma el narrador de otro de los videos. «Estos son niños, en el ataque químico en la ciudad de Sarmin. Los estados de la coalición que apoyan al régimen asadista, que Alá haga caer la venganza sobre vosotros», afirma. Unas palabras que describen la decepción en el bando insurgente por la reticencia de los países a actuar contra el régimen sirio, especialmente después de que este fin de semana el Secretario de Estado John Kerry afirmase que en último término, una negociación con Assad será «necesaria».