Simpatizante del Estado Islámico
Simpatizante del Estado Islámico - reuters

Detienen a tres jóvenes británicos en Turquía que intentaban unirse al Estado Islámico

Dos chicos de 17 y uno de 19 trataban de cruzar a Siria

Actualizado:

La policía británica confirmó hoy la detención en Turquía de tres jóvenes británicos que, presuntamente, trataban de cruzar a Siria para unirse al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Dos chicos de 17 años y uno de 19, los tres procedentes del noroeste de Londres, permanecen detenidos por las fuerzas de seguridad turcas, informó Scotland Yard.

La unidad antiterrorista de la Policía del Reino Unido fue informada el viernes de que los dos menores habían desaparecido de su casa y se sospechaba que podían tratar de llegar a Siria para integrarse en grupos extremistas.

«Los agentes alertaron a las autoridades turcas para que interceptaran a los tres jóvenes y evitaran que llegaran a Siria», detalló un portavoz de la policía, que añadió que están «manteniendo informadas a las familias» de los chicos.

Esta detención se produce pocas semanas después de que tres adolescentes londinenses de entre 15 y 16 años huyeran a Turquía para cruzar desde allí la frontera siria y sumarse a los yihadistas, un caso que provocó recriminaciones entre las fuerzas de seguridad turcas y británicas por falta de coordinación.

El Gobierno turco lamentó entonces que las autoridades en Estambul no recibieron con suficiente antelación el aviso sobre la desaparición de las adolescentes. El caso ha provocado polémica en el Reino Unido ante las críticas que han vertido los familiares de las tres jóvenes sobre los planes para evitar la radicalización de adolescentes.

El responsable de la lucha antiterrorista de la policía de Londres, Mark Rowley, reveló esta semana que 87 familias han contactado hasta ahora con las fuerzas de seguridad para alertar de la desaparición de personas que supuestamente han viajado a Siria. Entre ellas, 61 personas son menores de 21 años y 26 son mujeres.

El primer ministro británico, David Cameron, apuntó por su parte que la policía y las fuerzas fronterizas deben actuar «con la mayor agilidad posible» para evitar los viajes de jóvenes radicalizados hacia Siria, al tiempo que subrayó el papel relevante en ese cometido de los «políticos, los padres y las escuelas».