Portada de la última edicón de «Charlie Hebdo», que sale hoy a la calle
Portada de la última edicón de «Charlie Hebdo», que sale hoy a la calle - afp

El 27% de los musulmanes británicos ven con simpatía a los terroristas de «Charlie Hebdo»

Según una encuesta de la BBC, un 20% considera incompatibles el islam y la sociedad occidental

Actualizado:

La adaptación de los musulmanes, sobre todo los de segunda generación, en Reino Unido es un desafío constante, y más cuando se cree que cerca de 600 han viajado a Siria e Irak para unirse a Estado Islámico y facciones de Al Qaida. Un sondeo de ComRes para la BBC muestra crudamente el hondo calado del problema.

Un 27% de los musulmanes británicos encuestados aseguran que sienten «alguna simpatía» por los autores del brutal atentado contra la revista «Charlie Hebdo», que dejó doce muertos en París, asesinados a sangre fría el pasado 7 de enero. Un 32% afirma que el ataque no les sorprendió y el 11% que la revista satírica se había hecho merecedora del atentado. El 68% afirma que nunca justificaría una represalia violenta de este tipo. La cifra parece alta, hasta que se repara en que un 24% sí la justifican. El 78% se declaran muy ofendidos por la difusión de imágenes del profeta Mahoma.

Los musulmanes suponen ya casi cinco de los 64,1 millones de habitantes de habitantes del Reino Unido. Los árabes son omnipresentes en Londres, cuyos vecinos hacen gala de una exquisita tolerancia. Es usual encontrarse a todas horas y lugares con mujeres en niqab y luto absoluto, que solo dejan ver sus ojos. Los árabes son también los nuevos soberanos de Londres. Por ejemplo, los cataríes son los dueños de Harrods, de la Villa Olímpica; de la Esquirla, el mayor rascacielos de Europa, en el barrio financiero Canary Wharf, también recientemente comprado por Qatar, y hasta de parte del mercado alternativo de Camden Town. Además, aportan el gas que alivia los rigores del invierno inglés.

Pero esos árabes opulentos, que hacen felices a las tiendas de hiperlujo de Knithgsbridge y a los concesionarios de Ferrari, conviven con el resentimiento suburbial de las segundas generaciones. Según la encuesta, un 20% de los musulmanes británicos creen que la sociedad occidental es incompatible con el islam. Paradójicamente, son bastante patriotas del que de hecho es su país: el 95% se declaran muy leales al Reino Unido.

La encuesta deja ver a las claras que un cuarto de la población detesta la sociedad que los ha acogido y en la que han nacido ya muchos de ellos.