Cacerolas y manifestaciones contra Cristina Kirchner por la muerte del fiscal que la acusó de encubrimiento terrorista

La presidenta de Argentina colgó una carta en FB donde dice que «el suicidio de Nisman genera estupor e interrogantes»

Actualizado:

La indignación se transformó en protesta por la muerte del fiscal Alberto Nisman. Decenas de manifestaciones se registraron en diferentes ciudades de Argentina con carteles, cacerolas y gritos en contra del Gobierno al que responsabilizan del aparente suicidio de Nisman. En simultáneo, con los ánimos caldeados, la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, colgó una carta en su cuenta de Fabebook donde tras hacer un repaso de la causa judicial del atentado a la Amia, que dejó 86 muertos y más de 300 heridos, dispara contra el diario Clarín al que atribuye, una vez más, la organización de un complot.

Mientras los manifestaciones se agolpaban en los alrededores de Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada y los efectivos de seguridad impedían que saltaran las barreras, Cristina Fernández sorprendía con su carta en FB. En ésta, en rigor, no desmiente las escuchas telefónicas que le sirvieron a Nisman para imputarla junto al ministro de Asuntos Exteriores, Héctor Timerman y gente de su confianza por encubrir al terrorismo iraní. Lo que hace la presidenta, que guardó silencio cuando Nisman, el jueves pasado, la acusó de ser la cabecilla de un plan para conceder impunidad a los prófugos iraníes acusados de participar del atentado a cambio de, entre otros, favores comerciales, es asegurar que su Gobierno fue el que más hizo por la causa y recuerda los traspiés del proceso judicial.

Dicho esto y tras escribir términos como «estupor», y hablar de «interrogantes» en la muerte del fiscal, se defiende: «me parece que es demasiado. No se puede violar la ley con la aprobación del Congreso… Cuando lo que se quiere es que declaren los imputados» porque «es la manera de que se salga del estancamiento y retroceso de casi 21 años». La viuda de Kirchner aludía al memorándum convertido en ley que estuvo precedido del pacto al que apuntó Nisman, con citas del Canciller Timerman en Irán y otros datos.

En otro párrafo de la carta de CFK, siglas por las que se conoce a Fernández, ésta asegura, «se intenta hacer con el juicio de encubrimiento (de Nisman) lo que se hizo con el juicio principal 21 años atrás: desviar, mentir, tapar, confundir». Más tarde, Fernández de Kirchner, abre interrogantes y se pregunta, «¿Quién fue el que ordenó volver al país al Fiscal Nisman el día 12 de Enero, dejando inclusive a su pequeña hija sola en el aeropuerto de Barajas, interrumpiendo vacaciones familiares y licencia en el trabajo que habían comenzado el 1ro de enero y debían finalizar más allá del 20?» ¿Quién puede creer que alguien que tenía tan grave denuncia institucional contra la Presidenta, su Canciller, que profesa la Fe Judía y es Judío, o contra el Secretario General de una organización juvenil que cuando ocurrió el atentado estaba en 5to año del secundario, se fue de vacaciones y de repente las interrumpe y en plena feria judicial, sin avisarle al Juez de la causa presenta una denuncia de 350 fojas que evidentemente debía tener preparadas con anterioridad? El estudiante de quinto grado al que se refiere es otro imputado, Fernando Esteche, líder Quebracho, -organización revolucionaria vinculado a los servicios de inteligencia- que está en las grabaciones de Nisman y sirvió según el difunto fiscal para fabricar pruebas de inocencia para Irán.

Cristina Fernández continúa: ¿Es casualidad también que ese mismo día 12, que el fiscal regresa imprevistamente al país, que el diario Clarín titula: "Más de 4 millones de pie contra el terror en Francia"?, ¿Es casualidad que la 3ra tapa secuencial de Clarín sea precisamente este hecho? "AMIA: Acusan a Cristina de encubrimiento a Irán".

Entre tanto, en las manifestaciones de norte a su de Argentina la gente vociferaba contra ella. Gritos de «asesina», carteles con la leyenda, «Nisman somos todos» o «Yo también soy Nisman» continuaban.