Fotografía de archivo de un preso siendo trasladado en la prisión de Guantánamo
Fotografía de archivo de un preso siendo trasladado en la prisión de Guantánamo - AFP

EE.UU. transfiere a cuatro presos de Guantánamo a Omán y otro a Estonia

Los cinco presos trasladados a Omán y Estonia son yemeníes, la nacionalidad mayoritaria entre los reos que quedan en el centro

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Estados Unidos transfirió a cuatro presos del penal de Guantánamo (Cuba) a Omán y otro a Estonia, países que todavía no habían acogido a ningún detenido, informó hoy el Departamento de Defensa.

Los cinco presos trasladados a Omán y Estonia son yemeníes, la nacionalidad mayoritaria entre los reos que quedan en el centro, y fueron detenidos en Pakistán por su presunta vinculación con la organización terrorista Al Qaeda.

Los prisioneros enviados a Omán son Al Khadr Abdallah Muhammad Al Yafi, Fadel Hussein Saleh Hentif, Abd Al-Rahman Abdullah Au Shabati, y Mohammed Ahmed Salam, mientras que Akhmed Abdul Qadir fue trasladado a Estonia.

Este es un paso más del Gobierno de Barack Obama en su estrategia para cerrar el penal, donde aún quedan 122 detenidos, una de sus grandes promesas electorales de 2008 aún sin cumplir.

La Administración Obama trabaja a contrarreloj para cerrar el centro de detención en los escasos dos años que le quedan en la Casa Blanca, pero topa con la férrea oposición de los republicanos, con el control absoluto del Congreso tras las legislativas de noviembre. En el último mes Obama ha transferido a 20 presos: los 5 anunciados hoy más 6 que acogió Uruguay, 4 repatriados a Afganistán y otros 5 enviados a Kazajistán.

Tras los recientes ataques terroristas en París, la oposición republicana en el Senado ha presentado un proyecto de ley para limitar la capacidad del presidente a la hora de transferir a los presos de Guantánamo.

El centro fue creado por la Administración de George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 para albergar a sospechosos de terrorismo y llegó a acoger a cerca de 800 prisioneros, la mayoría de ellos sin que se presentaran cargos contra ellos.