Coulibaly (izquierda) y Sarkozy en un montaje fotográfico
Coulibaly (izquierda) y Sarkozy en un montaje fotográfico - ABC

Amedi Coulibaly se reunió con Sarkozy en 2009

«Reunirme con él es impresionante», comentaba el joven abatido por la Policía en el asalto a la tienda judía en la que se había atrincherado con varios rehenes en París

Actualizado:

Amedi Coulibaly, el presunto autor de la muerte, ayer, de una policía en Montrouge y que ha sido abatido este viernes en una tienda judía de París, tras el asalto de la Policía, se reunió en 2009 con Nicolas Sarkozy. Se trataba de un encuentro con el entonces presidente con varios jóvenes con contratos temporales, con el objetivo de interesarse por las condiciones laborales de los empleados franceses.

En aquella ocasión, Coulibaly se mostró abrumado ante el encuentro con Sarkozy en una entrevista publicada en el diario « Le Parisien». «Es un placer. No sé qué le voy a decir... Empezaré con un “buenos días”», comentaba.

Coulibaly: «Nos guste o no, Sarkozy es el presidente»

El supuesto terroristal, que entonces tenía 27 años y vivía en Grande Borne, en el departamento de Grigny, trabajaba en una fábrica de Coca-Cola con un contrato temporal que finalizaba dos meses más tarde. Coulibaly explicaba cómo, siendo el único varón de su familia, tenía el encargo de llevar «fotos y autógrafos» del encuentro para sus nueve hermanas. «Si el presidente puede hacer que me contraten...», dejaba caer en el periódico. En su barrio, aseguraba, no tenían «costumbre de visitar con frecuencia el Elíseo».

«La verdad es que Sarkozy no es muy popular entre los jóvenes, pero no es nada personal, eso es algo común con todos los políticos. Pero encontrarme con él en persona, será impresionante. Nos guste o no, es el presidente», añadía Coulibaly.