Odesa Trujillo y Rolando Sarraff Elías, los padres del preso político en paradero desconocido
Odesa Trujillo y Rolando Sarraff Elías, los padres del preso político en paradero desconocido - facebook katia sarraff

Los padres de Sarraff, el supuesto topo de EE.UU. en Cuba, fueron alumnos del KGB

Ambos formaron parte de la Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior hasta que se jubilaron

Actualizado:

Los padres de Rolando Sarraff Trujillo, el supuesto agente doble que Estados Unidos intercambió la semana pasada por tres espías cubanos, fueron agentes de la Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior de Cuba hasta que se jubilaron. Tanto Odesa Trujillo como el teniente coronel Rolando Sarraff Elías estudiaron en una escuela selecta del KGB para agentes especiales cubanos, según ha podido saber ABC de varias fuentes de la inteligencia cubana que desertaron en EE.UU. Uno de estos portavoces se formó en el mismo centro de Moscú.

Los familiares del teniente Sarraff, detenido en 1995 y condenado a 25 años por espionaje, han asegurado desconocer el paradero de su hijo desde que lo visitaron hace justo una semana en Villa Marista, el cuartel general de la Seguridad del Estado en La Habana. «Ha sido trasladado, y no para mal», fue la única explicación que recibieron de sus carceleros, según un portavoz de la disidencia interna.

Varios medios estadounidenses identificaron a Rolando Sarraff como el supuesto espía cubano descrito por Barack Obama como «uno de los activos de inteligencia más importantes que EE.UU. haya tenido jamás en Cuba». Sarraff, de 51 años, habría proporcionado a la CIA información clave para detener en 1998 a la llamada Red Avispa, de la que formaban parte «Los Cinco», así como a la agente Ana Belén Montes. Antes de su detención, en noviembre de 1995, Rolando estaba destinado en el departamento de criptografía de la Dirección de Inteligencia y era experto en los códigos utilizados por los espías cubanos en Estados Unidos para comunicarse con el régimen de La Habana. En ese momento estaba casado, tenía 32 años y un hijo pequeño.

«Es un hombre extraordinariocon quien se han violado todos los derechos humanos»

Mientras todos los indicios apuntan a que ya se encuentra en territorio estadounidense -se afirma incluso que viajó en el mismo avión que el contratista preso durante cinco años Alan Gross- el hecho de que el supuesto agente doble no haya salido a la luz pública es «normal». «Además de los exámenes médicos, en estos casos existe un tiempo de entrevistas ("debriefing") para conocer muchos detalles que solo él conoce, como quien lo delató, así como otras informaciones que él sabía, que nunca pudo entregar y que posiblemente aún serían útiles», agregó uno de los exagentes cubanos.

«No es tan importante»

Sin embargo, Sarraff también podría no tener la importancia que le atribuyen: «Lo utilizaron como moneda de cambio para poder excarcelar a los tres últimos espías de la Red Avispa; no era de recibo cambiarlos solo por Alan Gross», destacaron las fuentes consultadas.

Tanto su familia como los activistas de derechos humanos han asegurado desconocer el supuesto pasado de agente doble de Rolando Sarraff, quien ha permanecido aislado la mayor parte de los diecinueve años de reclusión y siempre ha mantenido su inocencia. La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional lo había incluido en su lista de presos políticos. El Observatorio Cubano de Derechos Humanos había planteado su caso ante Naciones Unidas.

En España desde hace años

Su hermana Vilma Sarraff, que reside en Tarancón (Cuenca), explicó este domingo a ABC que las informaciones sobre su doble vida «son fantasía, la única persona que puede decir si es cierto o no es el propio Roli». Para esta bióloga, casada con un español y que se dedica al turismo, su hermano siempre ha sido «un hombre extraordinario, de gran formación y cultura, que no quiere protagonismos y con quien se han violado todos los derechos humanos».

Tanto Vilma como la pequeña de esta familia de abuelos libaneses, Katia, han sido muy activas para lograr la liberación de Rolando. Viven en España desde hace 20 y 16 años, respectivamente. Katia Sarraff es médico y se ha establecido en Palma de Mallorca. Los cinco miembros de la familia estudiaron en la Universidad de La Habana. Sus padres y Rolando hicieron Periodismo. Sarraff Elías llegó a ser corresponsal de Prensa Latina. Mientras espera inquieta sus noticias, Vilma Sarraff afirma que «me da lo mismo lo que sea Rolando, siempre será el hombre de mirada limpia de ojos azules que yo quiero y que se merece estar libre».