Natasha Bolter (d), en una foto de un acto de UKIP colgada en su cuenta de Twitter
Natasha Bolter (d), en una foto de un acto de UKIP colgada en su cuenta de Twitter - Twitter

Un escándalo sexual retira al secretario general del partido eurófobo británico UKIP

Se insinuó a una política en alza de origen colombiano y paquistaní, en un proceso de selección de candidatos

Actualizado:

No pasa semana en Reino Unido sin una polémica asociada a UKIP, el partido populista eurófobo y contrario a la llegada de extranjeros. De hecho en esta ya van dos. El primer revuelo lo provocó el líder del partido, Nigel Farage, que tras llegar tarde a una convención con su militancia el pasado fin de semana lo achacó de manera casi surrealista a los atascos de tráfico provocados por los inmigrantes. El segundo escándalo, más serio, se ha llevado por delante al secretario general de partido, Roger Bird, de 41 años, apartado del cargo por acosar sexualmente a Natasha Bolter, de 35, una militante en alza a la que se insinuó cuando la entrevistaba para ser candidata al Parlamento.

Natasha, hija de madre colombiana y padre paquistaní, servía para lavar un poco la cara a UKIP, un partido con connotaciones xenófobas. Antigua militante laborista, se afilió el pasado mes de septiembre, pero lo ha dejado en menos de tres meses, tras el incidente con Bird. El secretario general era el encargado de entrevistar a los candidatos para valorar su idoneidad para las listas.

Acabada la entrevista, le propuso continuarla en su club de Londres, una sociedad selecta, reservada a estudiantes de Cambridge y Oxford, la universidad donde se graduó Bird en Economía. Según el relato de ella, que este martes se dio de baja, su superior la llevó a la sala de billar y allí le dijo que era «muy atractiva» y le propuso que fuese a su casa.

Le regaló un vestido y le dijo «ahora ya pareces alguien que puede ir en Taxi»

Tras el primer incidente, en octubre se vieron de nuevo en el club. Ella explica que «si tu secretario general te llama, ¿qué vas a hacer? ¿no acudir?». Para congraciarse, él le regaló un vestido de Ted Baker de unos 220 euros y unos zapatos y le dijo: «Ahora ya pareces alguien que puede ir en un taxi». Natasha Bolter dice que «me dieron ganas de abofetearlo, estaba diciéndome que al ir en vaqueros eres una persona de metro y bus». Tras una comida copiosa, Bird, que se separó hace un año de su mujer, se abalanzó sobre Bolter e intentó besarla. El secretario general, antiguo militante «tory», cobra 95.000 euros en UKIP y era el encargado de profesionalizar el partido. Ha sido apartado por «conducta impropia en su labor de selección de candidatos».

Racismo en cada sede

Natasha Bolter ha sufrido un profundo y rápido desengaño. El pasado septiembre, recién llegada, fue una de las oradoras estelares de la convención de UKIP y proclamó que «este es un partido igualitario, que sitúa a la mujer en el centro del escenario». Ahora se marcha asegurando que «he visto racismo en cada sede de UKIP que he visitado». Tras rechazar a Bird asegura que recibió correos electrónicos anónimos acosándola e incluso afirmando que esperaba un hijo de él. Por su parte, el secretario general dio a entender a su entorno que existía entre ambos una relación consentida, que comenzó después de la entrevista. Anteriormente, Bird ya había vivido un romance de unos meses con otra dirigente de UKIP.