Jóvenes turcas con velo en un café de Estambul
Jóvenes turcas con velo en un café de Estambul - abc

Turquía levanta la prohibición del velo en los institutos públicos

La prenda, vetada desde la fundación del moderno estado turco, ya había sido autorizada por el gobierno islamista en las universidades y el Parlamento

Actualizado:

El gobierno turco eliminó este lunes la prohibición que impedía a las estudiantes de educación secundaria acceder a los institutos públicos llevando el velo islámico. «Sé que en particular, algunas de nuestras estudiantes han estado deseándolo», declaró ayer el viceprimer ministro Bülent Arinç en el momento de anunciar la decisión. «Cuando me reuní con estudiantes al principio de este año académico, estaban esperando esta nueva noticia con impaciencia», aseguró.

La medida estaba vigente casi desde la fundación de la moderna República de Turquía, en los años 20. Desde entonces, la prohibición del velo en la esfera pública ha sido una de las grandes causas de los islamistas turcos, no solo del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Recep Tayyip Erdogan. Hasta ahora, las estudiantes de secundaria que quisiesen utilizar velo solo podían acudir a las llamadas escuelas «Imam Hatip», instituciones religiosas marcadamente conservadoras.

Este paso, de hecho, no es sino la continuación lógica de una serie de decisiones adoptadas en los últimos años por el gobierno turco, que ya había permitido el velo en la administración pública, en las universidades, en el ámbito deportivo y en el Parlamento. El año pasado, el ejecutivo de Erdogan aprobó un paquete de «medidas democratizadoras» que abrían la puerta a la introducción del velo en todos los espacios públicos con la excepción de la policía, la judicatura y el ejército.

«Explotación política de la fe»

Sin embargo, al tratarse de adolescentes, esta vez la polémica está siendo algo más tensa de lo habitual. Ismail Koncuk, líder del sindicato de profesores Kamu-Sen, asegura que «con el cambio de la normativa, las instituciones de educación secundaria ya no serán un espacio para la explotación de la religión», como venía siendo el caso mientras los islamistas podían quejarse de la prohibición. Pero Kamuran Karacan, que lidera el sindicato Egitim-Sen, ha asegurado que la sociedad turca «está siendo arrastrada a la Edad Media por la explotación de la fe», y que «ahora es el turno de los niños de ser utilizados políticamente a traves de la religión».

Otra de las uniones de profesores, Egitim-Is, ha protestado duramente contra la medida. «El cambio en la regulación es contrario a la Constitución. Para ellos, la libertad solo significa velos. No están siguiendo los principios seculares y científicos en las instituciones educativas», ha declarado Veli Demir, líder de esta agrupación, al diario «Hürriyet Daily News». «El gobierno intenta insertar símbolos religiosos hasta en las guarderías», afirma Demir, quien asegura que recurrirá la medida por la vía legal.