Guerreros kurdos peshmerga, en un entrenamiento para enfrentarse al Estado Islámico en Zummar, en Irak
Guerreros kurdos peshmerga, en un entrenamiento para enfrentarse al Estado Islámico en Zummar, en Irak - reuters

Las milicias kurdas frenan el avance del Estado Islámico en el norte de Siria

130.000 refugiados sirios han cruzado a Turquía en los últimos tres días

Actualizado:

Las milicias kurdas en el norte de Siria han conseguido detener la ofensiva del Estado Islámico en la provincia de Kobane. «Sigue habiendo combates intensos, pero el avance del EI al este de Kobane ha sido detenida desde anoche», ha afirmado Redur Xelil, portavoz de las Unidades de Protección Popular (YPG), que defienden las regiones kurdas de Siria. «Todavía hay enfrentamientos al oeste y sur de Kobane, pero no con la misma intensidad que en el frente oriental», ha dicho Xelil.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha confirmado parcialmente las afirmaciones de Xelil, asegurando que en la última jornada no se han producido «avances dignos de mención» por parte del Estado Islámico. Sin embargo, los enfrentamientos están «en su máxima intensidad», según Rami Abdul Rahman, director del Observatorio.

Las recientes conquistas yihadistas han provocado una oleada de refugiados hacia la vecina Turquía, donde el número de los que han cruzado la frontera supera ya las 130.000 personas, según ha informado el viceprimer ministro turco Numan Kurtulmus. «Si los ataques del EI continúan en la región de Kobane, Turquía podría hacer frente a un flujo intensivo [de refugiados]», ha asegurado Kurtulmus. «Estamos listos para el peor escenario posible. El número de desplazados aún no alcanzado ese nivel, pero vamos a hacer todo lo posible para dar la bienvenida a aquellos que entren en Turquía», insiste el político.

Segunda ofensiva contra Kobane

El Estado Islámico lleva desde principios de verano tratando de conquistar Kobane, un enclave kurdo en mitad de una enorme franja de territorio controlado por los yihadistas. El EI lanzó una ofensiva similar a la actual en junio, que fue repelida por las milicias YPG y por los refuerzos de cientos de militantes kurdos llegados desde Turquía. En esta ocasión también se ha producido una llegada similar de voluntarios altamente motivados.

«No ha habido refuerzos aparte de algunos jóvenes kurdos de Turquía», ha asegurado Xelil. Las milicias también se han beneficiado de la ayuda de la mayoría de los hombres de Kobane, que tras dejar a sus familias a salvo en la frontera turca, están regresando al frente para combatir a los yihadistas, aparentemente con éxito.