Alberto Joao Jardim opina que el Estado luso debería de tener menos competencias sobre Madeira
Alberto Joao Jardim opina que el Estado luso debería de tener menos competencias sobre Madeira - abc.es

Madeira sigue el ejemplo de Escocia y pide más autonomía a Portugal

El presidente de la región, Alberto Joao Jardim, bate récords como uno de los políticos con más años en el cargo, ya que ocupa el puesto desde 1978

Actualizado:

El Gobierno autónomo del archipiélago de Madeira ha reclamado este sábado más competencias al Estado portugués, tras citar el referéndum celebrado en Escocia como un ejemplo a seguir.

Mediante un comunicado, el presidente de la región de Madeira, el conservador Alberto Joao Jardim, precisa que en el caso del archipiélago el contencioso no reside en «una pretensión de independencia, pero sí en un nuevo modelo de autonomía».

Jardim, que bate récords como uno de los políticos con más años en el cargo -ocupa el puesto desde 1978-, es además conocido por su carácter, que le ha llevado a enfrentarse incluso a los máximos responsables en Lisboa del gobernante Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha), formación a la que pertenece.

En su opinión, el Estado luso sólo debería tener competencia en materia de derechos, libertades y garantías; en Defensa y Seguridad; política exterior; tribunales de apelación y en el Sistema Nacional de la Seguridad Social.

Jardim ha afirmado que la cuestión en Madeira pasa por «si el Estado será suficientemente democrático y civilizado para consensuar la resolución de este contencioso, incluso por la vía del referéndum, o si todavía estará dominado por los autoritarismos».

El gobernador se refirió explícitamente al referéndum de Escocia, ya que «independientemente de su resultado, se tradujo en una victoria del pueblo escocés en la medida en que obtuvo el reconocimiento de derechos que el Parlamento de Londres antes se negaba a entregar».

«Si se hubiesen reconocido antes esos derechos, se habrían evitado las tensiones, los gastos y las consecuencias económicas y financieras que el referéndum desencadenó», recalcó.

Madeira es un archipiélago con 801 kilómetros cuadrados y 268.000 habitantes, que vive sobre todo del turismo gracias a su exuberancia natural y que representa en torno a un 2,5 % del PIB portugués.

Junto a las Islas Azores son las dos únicas regiones que cuentan con estatuto de autonomía propio y Parlamento autónomo, aunque sus competencias son limitadas.

El movimiento independentista en Madeira no tiene reflejo actualmente en la cámara legislativa, e históricamente el momento en que mayor atención mediática despertó fue en los años 70 con el nacimiento de un grupo terrorista llamado «FLAMA», que se disolvió con la llegada de Jardim al cargo.