El general Gan, en una imagen tomada en 2011, cuando era director de la Academia General Militar de Zaragoza
El general Gan, en una imagen tomada en 2011, cuando era director de la Academia General Militar de Zaragoza - FABIÁN SIMÓN

El jefe de la inteligencia militar: «La movilización por internet es cada vez más materia de contrainteligencia»

El general Francisco Gan, director del Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (Cifas), repasó los intereses estratégicos españoles y cómo el centro que dirige puede ayudar a las empresas

Actualizado:

El general Francisco Gan, director del Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas ( Cifas), participó el pasado jueves en una charla con estudiantes de la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid en la que abordó los intereses estratégicos españoles y cómo el centro que dirige puede ayudar a una implantación segura de las empresas en el exterior.

Gan se refirió a que los estados han comprendido que la agitación callejera activada desde Twitter y otros foros de internet puede ser una amenaza tan grave para su existencia como el terrorismo o el crimen organizado. En esta línea, abordó algunos enfoques novedosos que empiezan a abrirse paso en el trabajo de servicios de inteligencia como el que dirige. «Cada vez más, lo que se denomina como “social unrest” y la capacidad de convocar a través de los “social media” a una gran cantidad de personas a movilizaciones masivas por sorpresa, para las que luego apenas hay capacidad de respuesta, se entiende como materia de contrainteligencia y así la está tratando ya la OTAN».

En cualquier caso, recordó Gan, en España la inteligencia militar se dedica solo al análisis de los potenciales peligros procedentes del exterior. Lo que ocurra en el territorio nacional es competencia del Centro Nacional de Inteligencia ( CNI), el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista ( CNCA) y los servicios de información de los distintos cuerpos de seguridad del Estado.

El director del Cifas recordó la posición en el tablero global de España, un país con unidades militares desplegadas en Líbano, Afganistán, Mali, Yibuti, República Centroafricana o Somalia: «No tenemos ninguna aspiración de ser una potencia de primer orden, pero como potencia media somos muy activos», aseguró. El general explicó que allí donde hay militares desplegados se realiza un trabajo de inteligencia; también, por supuesto, en focos tan conflictivos como el afgano. «España no tiene ningún interés allí. Fuimos en cumplimiento de nuestros compromisos con otros países amigos y aliados», recordó Gan, que, contrapuso esa misión a Atalanta, el operativo de la UE para asegurar el desarrollo de la pesca de altura en el Índico, «una actividad económica esencial para nuestro país», según el general.

Inteligencia económica específica

En un mundo exhaustivamente interconectado como el actual y en un país como España, que intenta superar la crisis económica, para el general Gan «la proyección al exterior de nuestras empresas es hoy el tema más importante». Tanto, que el Cifas tiene una unidad específica de Inteligencia Económica en la que trabajan economistas especializados y expertos en derecho internacional. De sus análisis, las empresas pueden extraer información sobre la situación en aquellos países en los que buscan instalarse y datos de relevancia para la seguridad de sus inversiones. Un problema que sufren muchas compañías internacionalizadas es el espionaje industrial y el robo de patentes, fenómenos de los que el Cifas también se ocupa. Como recordó Gan, el centro que dirige no elabora informes específicos más que a petición del Jefe del Estado Mayor de la Defensa ( Jemad), el ministro de Defensa, el Presidente del Gobierno u otros altos poderes del Estado, pero las empresas pueden acceder a toda aquella información no clasificada.