El primer ministro ucraniano, Yatseniuk, y el presidente Petro Poroshenko
El primer ministro ucraniano, Yatseniuk, y el presidente Petro Poroshenko - AFP

Washington instó a Poroshenko que busque un pacto con Putin

Obama cree que la verdadera amenaza es el EI y no quiere tener dos conflictos abiertos

Enrique Serbeto
Actualizado:

Barack Obama y los líderes europeos de la OTAN instaron al presidente ucraniano Petro Poroshenko a que alcance cuanto antes un acuerdo con Vladimir Putin, porque la Alianza no está en posición de enviar la ayuda militar que este les ha reclamado para contener una ofensiva rusa en caso de guerra abierta. Varias fuentes diplomáticas europeas de toda solvencia han revelado que en la conversación en la que participaron junto a Obama la canciller Angela Merkel, el francés François Hollande, el británico David Cameron y el italiano Matteo Renzi, Poroshenko fue informado de que los aliados «no podrían enviarle ningún tipo de material militar decisivo» para poder contrarrestar el poderío militar ruso, y que no podía esperar más que ayuda « técnica» para reorganización de sus fuerzas armadas y material «no letal». Tampoco se le dieron esperanzas de un posible ingreso rápido en la OTAN.

Las citadas fuentes han asegurado que aunque la OTAN y la UE seguirán manteniendo el apoyo político y económico a Ucrania, el presidente de Estados Unidos ha decidido que la principal prioridad en estos momentos es la lucha contra el llamado Estado Islámico (EI) y no quiere tener dos frentes abiertos en estos momentos. Según las fuentes, Obama insistió en que «lo mejor que podía hacer en estos momentos es llegar a un acuerdo con Vladimir Putin, de forma que ambos puedan salvar la cara» y estabilizar la situación en el oriente de Ucrania.

Estados Unidos está considerando en estos momentos apoyarse en cualquier socio que pueda ser útil en la lucha contra el EI, incluyendo al régimen sirio o al Irán de los Ayatolás; los observadores consideran que el papel de Rusia puede ser más que relevante en esta coyuntura.

Amenaza yihadista

De la cumbre de Gales salieron, en efecto, declaraciones políticas de apoyo a Ucrania y un plan de movilización de tropas en los países aliados más próximos a Rusia como medida preventiva. Pero Estados Unidos considera que la principal amenaza para la estabilidad de Occidente es ahora el EI, que si se apodera de Irak puede representar un desafío formidable para el conjunto del mundo árabe. De hecho, después de la cumbre de la OTAN, el secretario de Estado John Kerry se ha desplazado a Bagdad y los principales líderes europeos tienen previsto hacer lo mismo.

También en el seno de la Unión Europea se ha vuelto a reabrir el debate sobre las sanciones a Rusia, que llevan tres días sobre la mesa de negociaciones de Consejo. El nuevo paquete de sanciones diseñado por la Comisión fue aprobado el lunes, pero los embajadores europeos van posponiendo continuamente su aplicación, para no entorpecer la tregua que a duras penas mantienen las autoridades de Kiev con los ciudadanos prorusos levantados en armas en las regiones del este del país con ayuda de Rusia. Finlandia, que tiene frontera con Rusia, está siendo uno de los países más activos en la petición de que las sanciones se congelen.