Jose Manuel García-Margallo se dirige a la prensa a su llegada a la reunión de ministros de Exteriores europeos
Jose Manuel García-Margallo se dirige a la prensa a su llegada a la reunión de ministros de Exteriores europeos - REUTERS

España apoya la entrega de armas a los kurdos con el consentimiento de Irak

La mayoría de países de la Unión Europea son favorables al envío de armas a los kurdos para frenar al Estado Islámico

Actualizado:

La mayoría de países de la Unión Europea se ha mostrado a favor de la entrega de armas a las fuerzas kurdas para frenar el avance del Estado Islámico, antiguo Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS) en el país, siempre y cuando se cuente con el consentimiento de las autoridades de Bagdad.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo también ha defendido que la entrega de armas a las autoridades regionales kurdas en Irak se haga «siempre» con «el consentimiento del Gobierno iraquí», algo en que ha «insistido enormemente» España tras recordar que en Siria la comunidad internacional reaccionó de forma «tardía» y «tímida» para frenar el avance de los islamistas.

«Se trata de permitir la entrega de armas a las autoridades del Kurdistán siempre y cuando se tenga el consentimiento del Gobierno central», que en opinión de Margallo «debe ser inclusivo de todas las comunidades de Irak y asegurar la integridad territorial del país», según señaló a su llegada al Consejo extraordinario de ministros de Asuntos Exteriores de la UE en Bruselas.

El ministro explicó que si no se autoriza la entrega de armamento «nos podemos encontrar con una situación similar a la que tuvimos en Siria, en que la reacción de la comunidad internacional fue tardía y fue tímida». «España ha insistido enormemente en que esta entrega de armas se haga con consentimiento del Gobierno central», insistió.

El ministro sí se refirió al envío de ayuda humanitaria a Irak y señaló que España ha propuesto su ampliación para permitir «la entrega en especie», concretamente la entrega de los excedentes comunitarios que ha originado las sanciones de Rusia para aliviar la necesidades de la población.

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Fabius, ha recordado que Francia ha sido «uno de los primeros» en enviar tanto ayuda humanitaria como armas sobre el terreno y reclamó de hecho convocar la reunión extraordinaria de ministros de Exteriores de la UE de este viernes para «que Europea entera se movilice» en apoyo de Irak. «Espero que Europa se movilice y venga en apoyo de los iraquíes y los kurdos, que sufren de forma atroz», ha defendido a su llegada.

«Esta es una situación en la que no solo tenemos que dar la bienvenida a que los estadounidenses hayan dado apoyo aéreo para, al menos, ralentizar el avance del ISIS, sino que también creo que los europeos no pueden limitarse a elogiar la lucha valiente de las fuerzas de seguridad kurdas», ha defendido el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, que ya abrió la puerta días atrás al envío de armas por parte de Alemania.

«También tenemos que ver qué podemos hacer para la protección de las fuerzas de seguridad en el Kurdistán. He dicho que necesitamos ir hasta el filo de lo que es legal y políticamente viable», ha explicado el alemán, que ha avanzado que viajará a Irak «este fin de semana».

La UE ya modificó en 2004 el embargo de armas a Irak para poder permitir la entrega de ayuda militar al país a petición del Gobierno de Bagdad, que en la actualidad ya está suministrando armas y munición a las fuerzas kurdas, según han explicado fuentes diplomáticas europeas.

La ministra de Exteriores italiana, Federica Mongherini ha defendido «una posición única de la UE» al respecto y ha defendido que para Italia es «importante» que se pueda «encontrar la forma correcta para hacerlo, con el consentimiento directo del Gobierno de Bagdad».

«Reino Unido ha ya dicho que también estamos considerando favorablemente cualquier petición de armas. Ya estamos enviando munición y suministros de otros países europeos del Este a Erbil», ha añadido el ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, que también ha confiado en que la UE envíe «una señal muy clara» de apoyo al nuevo primer ministro iraquí designado, Haider Al Abadi, y la necesidad de que el país cuente «con un Gobierno que represente a todos los pueblos de Irak» para «hacer retroceder esta terrible amenaza» del Estado Islámico, en línea con García-Margallo.

El gobierno checo, uno de los países que estudiaban la opción de enviar armas a los kurdos, ha confirmado este viernes que lo hará. «El Ministerio de Exteriores considera que finales de agosto es una fecha realista para comenzar las entregas», ha precisado en una nota.

El ministro de Exteriores holandés, Frans Timmermans, cuyo país estudia la opción, ha explicado que no tienen «planes concretos para enviar armas a la región». «Pero no queremos excluir ninguna medida si es para garantizar que el EI no esté en posición de invadir el país», ha recalcado.

Su homólogo lituano, Linas Linkevicius, también se ha mostrado a favor de dar «asistencia militar» a Irak.

Austria y Suecia se centrarán en ayuda humanitaria

Austria y Suecia también dejado claro sin embargo que no entregarán armas por su parte y que su ayuda se limitará al ámbito humanitario, aunque no han rechazado que otros envíen armas.

«No estamos preparados para participar en la entrega de armas. No es una cuestión para nosotros. Como saben no somos un gran exportador de armas. No somos un gran poder militar», ha explicado el ministro de Exteriores austriaco, Sebastian Kurz. «Podemos ayudar de otras maneras, como dar ayuda humanitaria y es lo que estamos haciendo», ha dicho.

El ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, también ha confirmado que se centrarán en ayudar humanitaria, al tiempo que ha subrayado la importancia de hacer la entrega de armas a los kurdos «en coordinación» con las autoridades iraquíes. En todo caso, ha respaldado el apoyo aéreo de Estados Unidos contra el Estado Islámico.

La competencia de entregar armas es nacional, pero para varios países es importante que se haga con el apoyo del bloque europeo, según fuentes diplomáticas europeas, que han asegurado que nadie veta este paso.