Drama social en Italia: Diez millones de pobres
Un mendigo, junto a una oficina bancaria en Roma - AP

Drama social en Italia: Diez millones de pobres

El número de indigentes se ha incrementado en 1.206.000 personas en un año, el equivalente a una gran ciudad

Actualizado:

La pobreza echa raíces en Italia de forma dramática. Diez millones de italianos son pobres, según el Instituto Oficial de Estadística, que hace la fotografía de un país en gravísima dificultad, al borde del desastre social, sobre todo en el sur. Ancianos y parejas con hijos son lo que se encuentran en mayor dificultad. La crisis golpea también de manera particular a un millón y medio de menores. En pobreza relativa viven más de diez millones de italianos, y más de seis en pobreza absoluta, es decir, uno de cada diez no tiene el mínimo indispensable para vivir. Son datos sobre los que dan la alarma todos los medios en Italia, porque con la crisis económica la pobreza está avanzando a un ritmo vertiginoso, hasta el punto de que la pobreza absoluta ha aumentado el 1 por 100 en un año, lo que significa que el número de indigentes se ha incrementado en 1.206.000 personas en un año, el equivalente a una gran ciudad.

Se para el ascensor social

Para los padres en situación de crisis el drama es doble, al comprobar que se ha parado completamente el ascensor social, el mecanismo que desde el final de la guerra hasta el 2007 (año del inicio de la crisis) ofrecía la esperanza de mejorar las condiciones económicas y sociales de los hijos. Y lo que es peor: el ascensor social se está incluso precipitando, siendo la clase media la que está desapareciendo en las arenas movedizas de la pobreza. Solo en seis años la renta media de los italianos se ha reducido en un 13 por 100. Para encontrar un poder adquisitivo medio comparable hay que remontarse al 1988.

La situación se hace especialmente dramática en el sur, con un panorama laboral negrísimo para los jóvenes, con un porcentaje de paro del 51 por 100. No sólo hay alarma social, también humanitaria: en el 2013, más de 400.000 niños con menos de 5 años han tenido que ser ayudados incluso para comer y beber leche.

En definitiva, los datos ofrecidos por el Instituto de Estadística han producido un shock sin precedentes, con llamadas de atención en todos los medios para que el gobierno ponga en práctica un plan nacional que permita combatir las causas de la pobreza y aliviar los síntomas de la indigencia.