Michèle Alliot-Marie durante la entrevista con ABC
Michèle Alliot-Marie durante la entrevista con ABC - jaime garcía
entrevista

«Nunca ha habido procedimientos como los usados contra Sarkozy»

Pese a las acusaciones contra el expresidente, la ex ministra de Exteriores francesa Michèle Alliot-Marie cree que los militantes siguen queriendo a Sarkozy y no descarta su vuelta

Actualizado:

La vida política francesa gira en torno a la tormenta judicial que se abate sobre el expresidente Nicolas Sarkozy, mientras otros actores se mueven entre bambalinas. Como Michèle Alliot-Marie, exministra de Exteriores, de Justicia, de Interior y de Defensa, que ayer participó en los cursos de verano de FAES. En su día una de las mujeres más poderosas del mundo según Forbes, es uno de los pesos pesados del centro-derecha y de una UMP (partido de Sarkozy) conmocionada por la pugna por su liderazgo. Hay quien dice que podría ser la tapada, y ella misma no se descarta.

—¿Cree, como él alega, que Sarkozy está siendo víctima de una persecución política?

—Yo he sido ministra de Justicia y tengo por costumbre no comentar ninguna actuación judicial, pero es cierto que en el caso del señor Sarkozy a mí me ha sorprendido mucho ver el procedimiento que han escogido. Salta a la vista que hay un lado muy espectacular que no está conforme a la serenidad que debería rodear a una investigación judicial. Cierto es que uno se puede sorprender con el número y la diversidad de los procedimientos abiertos contra él. Es un fenómeno nunca visto en mí país.

—O sea que sí, que van a por él.

—Bueno, yo le he contestado exactamente lo que yo puedo decir en la situación actual. Añadiré una cosa simplemente, puesto que ya ha tenido lugar, y es que en el único procedimiento sobre el que tenemos una decisión definitiva se anuló el procesamiento del señor Sarkozy y se ha reconocido su inocencia total.

—La UMP vive inmersa en una crisis por el liderazgo. ¿Teme que la situación de Sarkozy les acarree un coste político añadido?

—No creo que la preparación de las nuevas elecciones internas pueda verse afectada. Es evidente que estamos hablando de una competición política y que algunos van a intentar utilizar la situación. Estas son las reglas del juego político.

—¿Cree que el expresidente sobrevivirá políticamente?

—Lo conozco un poco y sé que su carácter se verá reforzado por los ataques de los que es objeto. Me parece que está afectado pero al mismo tiempo muy decidido a no dejar que su honor se cuestione.

—¿Todavía lo imagina de nuevo al frente de la UMP?

—A día de hoy no le puedo contestar. Primero tenemos que esperar a ver qué hace. Él dijo que se pronunciaría sobre su posible candidatura al final del verano, así que tendremos que esperar hasta entonces. Yo creo que los militantes, a los que yo conozco bien y con los que trato, le quieren mucho.

—Parece que Renzi ha desplazado a Hollande en la UE. ¿Está perdiendo Francia peso en Europa?

—Yo creo que Francia tiene una imagen, subrayo una imagen, debilitada en Europa y en el mundo. François Hollande y la mayoría actual han tomado decisiones perjudiciales para la economía francesa y vemos que somos uno de los países europeos que tienen más problemas para superar la crisis.

—¿Cree a Hollande capaz de impulsar una operación para destruir a Sarkozy?

—No sé. Uno de los principales problemas es que el presidente de uno de los grandes sindicatos de jueces en Francia ha afirmado que su sindicato es de izquierdas. Cuando hay procesos abiertos, uno no puede evitar acordarse de esta declaración, que hizo hace menos de un año.

—El presidente Hollande vive horas muy bajas ¿Podrá recuperar su popularidad?

—Ha llegado a niveles tan bajos que no pienso que vaya a poder remontar.

—Se vive en Europa un auge de las formaciones populistas. Ese objetivo de unir a los franceses, ¿todavía pueden lograrlo las formaciones políticas tradicionales?

—Los franceses han votado en las europeas a partidos extremistas porque no entienden el funcionamiento de Europa. Existe un riesgo y los responsables políticos debemos estar cerca de los votantes y hacerles ver que no nos ocupamos solo de nuestras ambiciones personales y sí de sus problemas. Por otra parte, hay que denunciar las acciones de los socialistas que han favorecido al Frente Nacional. Días antes de las europeas, Hollande pronunció un discurso en el que dio a entender que daría el derecho de voto a los extranjeros no comunitarios, buena manera de mover a gran parte de los electores hacia el Frente Nacional.