El Comité marroquí para la liberación de Ceuta y Melilla se disuelve
Dos miembros del Comité muestran un fotomontaje para desprestigiar a la Policía española - efe

El Comité marroquí para la liberación de Ceuta y Melilla se disuelve

Fundado en 2007, sus miembros admiten que han perdido toda esperanza de lograr cualquier reivindicación nacionalista

Actualizado:

El Comité por la liberación de Ceuta y Melilla creado en Marruecos en 2007 y que ha protagonizado diversas acciones de reivindicación nacionalista ha sido disuelto hoy porque sus miembros ya «han perdido la esperanza». Así lo ha explicado por teléfono Yahya Yahya, senador y alcalde de Beni Enzar, norte de Marruecos, quien asegura que el lunes dimitirá de sus cargos.

El pasado jueves Yahya fue condenado por el Tribunal de Primera Instancia de Nador a tres meses de cárcel y a pagar una multa de 1.000 dirhams (unos 90 euros) tras ser acusado de participar en noviembre de 2012 en una «manifestación sin la autorización de las autoridades competentes». Yahya, que calificó al Gobierno marroquí de «hipócrita», pidió disculpas al Gobierno y pueblo español por las «dificultades que hemos podido causar y no volveremos a molestar a España en lo que se refiera a las ciudades ocupadas de Ceuta y Melilla».

«Hemos pasado de ser unos héroes en nuestro país a ser tratados como criminales», dijo Yahya, que recordó que el activista marroquí Saíd Chramti, cabeza visible del comité, cumple desde febrero una pena de 18 meses de cárcel en la prisión de Nador y 13 de sus miembros pasarán por los juzgados en los próximos meses. Chramti ingresó en prisión tras ser acusado de agredir a unos agentes de la policía española en la frontera con Melilla.

Según Yahya, los miembros del comité también han abandonado por unanimidad su participación en el Partido Marroquí Liberal (PML) dirigido por el abogado Mohamed Ziane, conocido por sus posturas nacionalistas, al que se unió en febrero.

El comité contaba con un puñado de activistas, pero con escaso arraigo popular, y ha llevado a cabo acciones sonadas como la «ocupación» durante horas del Peñón de Vélez de la Gomera, de soberanía española, o la amputación y robo del brazo de la estatua de Pedro de Estopiñán, fundador de Melilla, de una plaza de esta ciudad.