Thaçi logra una ajustada victoria en las elecciones de Kosovo

El partido gobernante se adelanta con los primeros resultados, tras una votación en la que la pobreza o la corrupción se han traducido en una abstención del 57%.

Actualizado:

El Paritdo Democrático de Kosovo (PDK) del actual primer ministro, Hashim Thaçi, ha declarado su victoria en los comicios legislativos celebrados este domingo, marcados por la baja participación.

"Nuestro partido es el principal vencedor de las elecciones nacionales", ha proclamado el 'número dos' del PDK, Kadri Vaseli, en rueda de prensa antes incluso de conocerse los primeros resultados oficiales. "Hoy Kosovo ha hablado con una voz y ha confirmado el futuro europeo de nuestros hijos", ha añadido.

Los primeros datos provisionales publicados por las autoridades apuntan a que el PDK ha obtenido el 31 por ciento de los votos, por delante de la Liga Democrática de Kosovo (LDK), que ha conseguido el 25 por ciento.

Las proyecciones elaboradas por dos organizaciones independientes apuntan a unos resultados muy similares. Lo que sí es ya oficial es la participación, del 43 por ciento.

Ahora Taçi buscará pactar con los partidos minoritarios, incluidos los de los serbios del norte del país, para garantizarse un tercer mandato.

Kosovo es uno de los países más pobres de Europa, con un tercio de su población en paro y con la corrupción como una de las principales preocupaciones.

Taçi se ha comprometido durante la campaña electoral a aumentar los salarios del sector público, las pensiones y las prestaciones sociales cada año tal y como ha hecho el pasado mes de marzo, con la aprobación de una subida de hasta el 25 por ciento.

Estas elecciones han sido convocadas de forma anticipada después de que el pasado mes de mayo se disolviese el Parlamento al impedir que se votase la creación de un ejército, una propuesta que estaba respaldada por el primer ministro.

La propuesta de Thaçi contemplaba la creación de un ejército con 5.000 militares en activo y 3.000 reservistas para un país con una población de 1,8 millones de personas y con fronteras con Serbia, Albania, Montenegro y Macedonia.

Los países occidentales que aportan fondos a Kosovo y que reconocen su independencia, declarada de forma unilateral en 2008, han sido reacios a respaldar la creación de un ejército kosovar por el temor a la reacción que pueda despertar en Serbia y en los más de 100.000 serbokosovares que viven en el país.

Desde su declaración de independencia en 2008, Kosovo no ha podido incorporarse a la Organización de Naciones Unidas por la oposición de Rusia, tradicional aliado de Serbia y país con derecho a veto como miembro permanente del Consejo de Seguridad.

Aunque Serbia no reconoce la soberanía de Kosovo, las relaciones entre los dos países han mejorado en el último año gracias al acuerdo alcanzado con la mediación de la Unión Europea.

El PDK habría logrado el 33,1 % de los votos, por delante de la Liga Democrática (LDK), que obtendría el 30,4 %, de acuerdo con los datos del centro de estudios Gani Bobi, el único organismo que ha promovido una encuesta a pie de urna.Les siguen la formación nacionalista albanesa Autodeterminación, que se haría con el 15,2 %, y la Alianza para el Futuro de Kosovo (AAK) del ex primer ministro Ramush Haradinaj, que conseguiría el 9,1 % de los sufragios.

También lograría entrar en el Parlamento con el 5,8 % la nueva formación Nisma (Iniciativa), de Fatmir Limaj, un exministro y exguerrillero investigado por presunta corrupción que abandonó el PDK de Thaci y formó un partido propio. La Comisión Electoral Central apenas tiene datos del recuento de un 3 % de las papeletas, que confirman que el PDK de Thaci es el más votado frente al LDK.

La participación fue de un 43 %, casi cinco puntos porcentuales menos que en las elecciones de 2010. Unos 1,8 millones de ciudadanos con derecho a voto estaban llamados a las urnas para elegir a los 120 diputados del Parlamento entre candidatos de 30 partidos y coaliciones.

Estas son las segundas parlamentarias desde que Kosovo proclamó unilateralmente en 2008 su independencia de Serbia, reconocida por más de cien países, entre ellos Estados Unidos y la gran mayoría de los Estados de la Unión Europea. Las elecciones se celebraron hoy con calma y sin problemas, aunque con algunas irregularidades, según han denunciado las ONG.

La comunidad internacional ha exigido a las autoridades de Pristina que las elecciones sean justas y se celebren en un ambiente democrático, tras la denuncia de graves manipulaciones en los comicios de 2010. Miles de observadores nacionales y extranjeros, entre ellos de la UE y la OSCE, supervisaron la votación, mientras que la Policía kosovar, la misión civil europea Eulex y la fuerza internacional KFOR de la OTAN se encargaban de la seguridad.

La minoría serbia se presentó con la Lista Srpska, apoyada por Belgrado y compuesta por tres partidos, entre ellos el Liberal Autónomo (SLS) que forma parte del actual Gobierno de coalición kosovar. La participación entre los serbios se situó en el 32,84 %. Las elecciones se convocaron más de medio año antes de lo previsto, después de que el Parlamento se disolviese a comienzos del pasado mayo tras meses de parálisis en la labor legislativa.

En la corta campaña, de solo diez días, los principales asuntos han sido las medidas para favorecer el crecimiento económico, algo importante en un país con un paro oficial del 35 %, y la lucha contra la corrupción y la delincuenci Los expertos apuntan a que estas elecciones serán las más ajustadas a las que tendrá que enfrentarse Thaçi, que ha dirigido el país desde que declarase unilateralmente su independencia de Serbia en el año 2008. Kosovo es uno de los países más pobres de Europa, con un tercio de su población en paro y con la corrupción como una de las principales preocupaciones.

El mandatario se ha comprometido durante la campaña electoral a aumentar los salarios del sector público, las pensiones y las prestaciones sociales cada año tal y como ha hecho el pasado mes de marzo, con la aprobación de una subida de hasta el 25%. "Ahora que tenemos los cimientos del estado, un estado más fuerte, mis compañeros y yo dedicaremos todas nuestras energías en instaurar una nueva misión que desarrolle económicamente Kosovo", indicó la semana pasada en declaraciones a Reuters.

Estas elecciones han sido convocadas de forma anticipada después de que el pasado mes de mayo se disolviese el Parlamento al impedir que se votase la creación de un ejército, una propuesta que estaba respaldada por el primer ministro. La propuesta de Thaçi contemplaba la creación de un ejército con 5.000 militares en activo y 3.000 reservistas para un país con una población de 1,8 millones de personas y con fronteras con Serbia, Albania, Montenegro y Macedonia.

Situación internacional

Los países occidentales que aportan fondos a Kosovo y que reconocen su independencia, declarada de forma unilateral en 2008, han sido reacios a respaldar la creación de un ejército kosovar por el temor a la reacción que pueda despertar en Serbia y en los más de 100.000 serbokosovares que viven en el país.

Desde su declaración de independencia en 2008, Kosovo no ha podido incorporarse a la Organización de Naciones Unidas por la oposición de Rusia, tradicional aliado de Serbia y país con derecho a veto como miembro permanente del Consejo de Seguridad.

Aunque Serbia no reconoce la soberanía de Kosovo , las relaciones entre los dos países han mejorado en el último año gracias al acuerdo alcanzado con la mediación de la Unión Europea.