Un alcalde es acusado de racista por diferenciar el menú en la escuela: el dulce solo para los ricos
A la derecha de la imagen, el alcalde Fabio Fucci
ITALIA

Un alcalde es acusado de racista por diferenciar el menú en la escuela: el dulce solo para los ricos

En la ciudad de Pomecia, cerca de Roma, solo se ofrecerá el postre a los niños que pagan el menú más caro. La medida ha sido calificada de vergonzosa y discriminatoria

ÁNGEL GÓMEZ FUENTES
Actualizado:

En los comedores escolásticos de Pomecia, ciudad de 50.000 habitantes a dos pasos de Roma, se ofrecerán a los niños menús diferenciados según el precio. El postre o dulce sólo se da a los niños cuyas familias pueden gastar 40 céntimos más al día. Concretamente, la junta municipal ha decidido que en las escuelas maternales y elementales se repartiarán dos menús: uno con el postre al costo de 4 euros y 40 céntimos, y otro sin postre por 40 euros.

Niños de serie A y de serie B

En la ciudad, un tiempo próspera y hoy con altísimo índice de paro e inmigración, se ha creado gran polémica, reflejada en todos los medios nacionales, una especie de «guerra del postre» por la decisión del alcalde, Fabio Fucci, 35 años, empleado informático, del Movimiento 5 Estrellas del cómico Grillo. La medida es considerada inaceptable y vergonzosa por los padres, porque supone una discriminación al establecer niños de serie A y otros de serie B. Salvatore, con dos hijos en una escuela elemental, comenta: «Aquí hay un montón de gente que ha perdido el trabajo, pero los niños en clase deben ser todos iguales; no permitiremos que sean discriminados por un trozo de tarta o cualquier otro dulce». Elisa, una madre con hijo en escuela maternal, confiesa su decepción: «Voté a Movimiento 5 Estrellas, pero me ha decepcionado. ¿Qué sentido tiene dar el dulce a unos niños y a otros no? No se comporta así un alcalde».

«Medida humillante»

Las palabras más duras proceden de diversos líderes políticos. Nicola Zingaretti (PD), presidente de la región de Lazio, a la que pertenece Pomecia, considera «inmoral» la decisión del alcalde. El alcalde de Turín, Piero Fassino, la califica de «humillante y ridícula».

«Los niños hablan de dibujos y no de tipos de menús»A pesar del amplio coro de voces que se escucha contra la medida del alcalde, acusándolo de clasismo e insensible ante el aumento de la pobreza infantil, el alcalde Fucci no se altera, hace oídos sordos ante las protestas y se defiende así: «Los niños hablan de dibujos animados y no de tipos de menús. Se critica para atacar así al Movimiento 5 Estrellas al que pertenezco». Se equivoca el alcalde, porque en la polémica no se discute de política, sino de un «menú indigesto» porque conlleva una discriminación.