Pescadores africanos denuncian en Uruguay haber sido «esclavizados» en un barco chino
Algunos de los 28 pescadores africanos «esclavizados» en un barco chino - afp

Pescadores africanos denuncian en Uruguay haber sido «esclavizados» en un barco chino

Un total de 28 hombres de Sierra Leona y Ghana aseguran haber sufrido maltratos, humillaciones y mala alimentación durante siete meses sin cobrar sueldo alguno

efe
Actualizado:

El caso de 28 pescadores africanos que han denunciado haber vivido como esclavos en un barco pesquero chino que arribó el fin de semana en Montevideo ha escandalizado a la sociedad y a las autoridades de Uruguay, que les han ofrecido asistencia sanitaria y legal.

Durante siete meses en alta mar, los 24 pescadores de Sierra Leona y otros cuatro de Ghana, solo recibieron maltrato, humillación, enfermedad y mala alimentación, sin cobrar ningún sueldo. Así lo han contado tras lograr desembarcar en la capital uruguaya y denunciar su caso entre el estupor y la indignación general.

«La verdad, es que nos hemos enterado por la prensa y nos impacta mucho esta situación. No nos sorprende, porque sabemos que en el mundo perduran muchas formas de nueva esclavitud, pero lamentamos mucho lo que les ha sucedido a estos hermanos», dijo a Efe Tania Ramírez, reconocida activista por los derechos de la comunidad afrouruguaya.

Ramírez consideró muy chocante la «repetición de una historia conocida» de ver a hombres africanos «indocumentados, con una salud complicada y mal alimentados» llegando a costas americanas y pidió que al menos se puedan quedar en Uruguay en calidad de refugiados cuando culmine su caso.

Según explicó a Efe Carlos Vega, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Mar del Uruguay (SUNTMA), los pescadores llegaron a Montevideo durante el fin de semana y allí denunciaron primero ante el sindicato y luego ante las autoridades su situación en el barco, en el que llevaban siete meses. Los hombres acusaron a los patrones del barco de golpearlos, humillarlos, negarles el agua potable y darles de comer exclusivamente arroz con sal.

Asistencia del Gobierno uruguayo

El Gobierno uruguayo informó en un comunicado este miércoles que se enteró del caso el martes, que ha brindado asistencia sanitaria a los afectados y que ha radicado una denuncia penal presentada por el representante legal de los africanos en el Juzgado Letrado Penal de 15º Turno de Montevideo.

«No puede ser que en pleno siglo XXI exista la esclavitud, porque las condiciones de estos compañeros eran de esclavitud. Eso lo hemos denunciado por vía penal. Alguien se tendrá que hacer responsable de los pescadores, de su salud y de su salarios, porque nunca les pagaron un peso tras siete meses en el mar», apuntó Vega.

El sindicalista señaló que la situación ahora de los pescadores «está controlada», que «no hay riesgo de vida para ninguno» y que podrán ser alojados en un centro de la Armada uruguaya en Montevideo.

Según relató el sindicalista, los trabajadores fueron contratados en Liberia por una empresa china y embarcaron en una flota de tres barcos de esa nacionalidad dedicados a la pesca del calamar. «Eran tres barcos que operaban en la zona, pero solo uno de ellos desembarcó a todos sus tripulantes. Sabemos que otro de los barcos se fue al conocer esta situación», apuntó Vera.

Los pescadores presentaron la denuncia después de que un grupo de ellos que deambulaba por el puerto de Montevideo acudiera a la Prefectura Naval a denunciar «problemas salariales».

Desde allí los derivaron al SUNTMA, en donde se encontraron con trabajador africano afiliado al sindicato que les animó a presentar la denuncia completa.

«Ellos tenían miedo a hacer la denuncia, no conocían el país, ni el idioma, y por suerte en el sindicato tenemos compañeros con los que lo pudimos resolver. Eso llevó a denunciar esta barbarie, esta esclavitud», indicó el sindicalista.

Los pescadores desembarcaron en muy malas condiciones físicas y a solicitud de los Ministerios de Salud Pública y Relaciones Exteriores fueron examinados por médicos que los derivaron a dos hospitales públicos producto de la sospecha de que pudieran tener tuberculosis y malaria.

Finalmente, trece fueron dados de alta mientras otros quince quedaron internados bajo «observación», si bien están fuera de constituir «un riesgo sanitario».

Tras la denuncia, el juez actuante llamó a declarar al patrón y al primer oficial de la embarcación, que tiene prohibido abandonar las aguas uruguayas hasta que el magistrado lo habilite.

Según un comunicado del Ministerio de Exteriores del país sudamericano, «el Ministerio de Desarrollo Social ha designado un grupo multidisciplinario para atender y contener a los ciudadanos y se encuentra abocado a proporcionar alimentación en los días subsiguientes».