Las madres de las niñas secuestradas por Boko Haram: «Apenas dormimos, nos sentimos enfermas»
Las madres de las niñas se han aliado bajo la plataforma «Bring back our girls» - afp

Las madres de las niñas secuestradas por Boko Haram: «Apenas dormimos, nos sentimos enfermas»

Juntas se han aliado para presionar a la Casa Blanca y a las autoridades nigerianas a través de la organización «Bring Back our girls»

Actualizado:

Es difícil imaginar el sufrimiento que padecen en estos momentos las madres de las 200 niñas que fueron secuestradas en Nigeria por la milicia Boko Haram para ser vendidas. En declaraciones a la cadena «BBC mundo», han dado testimonio de la última vez que vieron a las niñas con vida. «Cuando mi hija estaba marchándose a la escuela, le di dinero para el transporte y me dijo adiós», recuerda una de ellas.

«Prometió volver pronto y ayudarme en el trabajo a vender cosas en la calle. Luego me dijeron que la habían secuestrado. Casi no comemos», explican.

Estas mujeres ni comen ni duermen esperando un milagro que salve a sus hijas de los milicianos . «Apenas dormimos, nos sentimos enfermas, sufro de alta presión sanguínea», relata otra de ellas.

Juntas se han aliado en las redes sociales bajo el paraguas de la organización «Bring back our girls», «devolvednos a nuestras hijas», que pretende presionar a las autoridades negerianas y a la Casa Blanca para que solucionen este problema cuanto antes.

En una carta enviada al Gobierno de los Estados Unidos escribían lo siguiente: «Por favor hagan todo lo que esté en sus manos para presionar a la Casa Blanca para que rescaten a nuestras hijas. 10 días han pasado y nuestras niñas siguen desaparecidas. Pensamos que es una obligación ética y moral de los Estados Unidos, deben tomar medidas».

Boko Haram

Este grupo armado difundió ayer un vídeo en el que se atribuyó el secuestro de más de 200 escolares, a las que aseguró que iba a vender en el mercado.

En el vídeo, el líder del grupo integrista, Abubakar Shekau, anunció que "pronto" habría más ataques. Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer la "sharía" o ley islámica en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

Desde que la policía acabó en 2009 con el líder de Boko Haram Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que ha causado más de 3.000 muertos.

Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.