Partidos euroescépticos a la sombra de Bruselas
Marine Le Pen en París el pasado 1 de mayo - reuters

Partidos euroescépticos a la sombra de Bruselas

Francia, Reino Unido, Grecia, Italia, Holanda o Alemania acogen formaciones cuyos principios suponen una amenaza para la unidad y estabilidad de la UE

Actualizado:

Francia, Reino Unido, Grecia, Italia, Holanda o Alemania acogen formaciones cuyos principios suponen una amenaza para la unidad y estabilidad de la UE

123456
  1. Francia: Frente Nacional

    Marine Le Pen en París el pasado 1 de mayo
    Marine Le Pen en París el pasado 1 de mayo - reuters

    El euroescepticismo en Francia es muy radical y está liderado por el Frente Nacional (FN, extrema derecha) de Jean-Marie y Marine Le Pen. Padre e hija han convertido la construcción política de Europa en el blanco de sus diatribas populistas, con un extremismo verbal radical: el euro y la disciplina europea «destruyen la soberanía nacional», Europa es una «amenaza para la identidad histórica» de Francia, la construcción política de Europa es un «coladero» por donde se «cuelan» los «virus dañinos» que amenazan a Francia. Marine Le Pen propone salir del euro, cerrar las fronteras nacionales y defender el «patriotismo económico» contra el «cosmopolitismo» de las multinacionales. Cree que éstas amenazan la soberanía de una Francia víctima del liberalismo económico y la inmigración. El FN se cotiza como primera o segunda fuerza política nacional ante las europeas. Una gran mayoría afirma ser hostil a la ruptura con el euro y la UE. Pero, al mismo tiempo, se dice dispuesta a votar a una extrema derecha nacional que aspira a «federar» los populismos extremistas de toda Europa, informa Juan Pedro Quiñonero.

  2. Reino Unido: Partido de la Independencia

    Nigel Farage el pasado domingo en la BBC
    Nigel Farage el pasado domingo en la BBC - epa

    Con su vehemente discurso nacionalista, antiinmigración y antieuropeo, el mordaz Nigel Farage ya se frota las manos ante la llegada de las elecciones europeas. Su Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP por sus siglas en inglés) amenaza con causar un terremoto en la política británica. La última encuesta de Yougov para el «Sunday Times» da a su partido un 31% de intención de voto en las europeas, frente al 28% de los laboristas y el 19% de los conservadores. Farage, famoso por llamar «manada de hienas» a los líderes de la UE, está sacando rédito político del creciente temor de los británicos hacia la inmigración. El protagonista de su controvertida campaña es un obrero pidiendo limosna por culpa de la UE, informa Borja Bergareche.

  3. Grecia: Amanecer Dorado

    El líder de Amanacer Dorado, Níkos Mijaloliákos, en Atenas en 2012
    El líder de Amanacer Dorado, Níkos Mijaloliákos, en Atenas en 2012 - epa

    El partido nacionalista de extrema derecha Amanecer Dorado (AD) es la formación política más antieuropea de Grecia. Se presenta a los comicios europeos contraria a la inmigración en general -a la ilegal en particular- y opuesto a las reformas y ajustes que mantienen a Grecia en la Eurozona. Su secretario general, Níkos Mijaloliákos, sigue en prisión a la espera de juicio en el que deberá defenderse -junto con otros miembros del partido neonazi, cinco de ellos diputados- de los cargos de creación y participación en una banda criminal. A estas elecciones también se presenta una nueva formación política, Amanecer Nacional, liderada por Mijalis Yanogónas, estrecho colaborador de Mijaloliákos. Según el portavoz de AD, Ilías Kasidiaris, es una formación fundada por «nacionalistas griegos que no se han visto implicados en organizaciones criminales y no tienen antecedentes penales». Con ello pretenden demostrar que, aunque muchos parlamentarios neonazis tengan problemas con la Justicia y el partido pueda disolverse, siempre habrá otros dispuestos a llenar el espacio de la extrema derecha. En los últimos sondeos, AD obtiene entre el 8 y el 10% de la intención de voto, recoge la indignación de muchos conservadores y socialistas ante las consecuencias de la crisis griega y la actuación de sus políticos, informa Begoña Castiella.

  4. Italia: Movimiento 5 Estrellas

    Beppe Grillo durante un acto en Siena el pasado 29 de abril
    Beppe Grillo durante un acto en Siena el pasado 29 de abril - efe

    La suma de votos de los partidos italianos que no creen en Europa puede superar el 50%. Es un dato preocupante, ya que Italia siempre se había sentido orgullosa de ser el país más europeísta. La crítica a la moneda única y a los burócratas de Bruselas es el arma preferida de algunos líderes a la caza de votos. Se lleva la palma el líder del Movimiento 5 Estrellas, Beppe Grillo, gran especialista de las campañas electorales, cuya única estrategia es la protesta, viéndose favorecido por el viento antieuropeo y el clima de rabia contra la clase política. Los sondeos dan a Grillo al menos un 25% de votos, lo que convierte a su Movimiento en la segunda fuerza política, por detrás del Partido Democrático, de centro izquierda, pero con notable ventaja sobre Forza Italia de Silvio Berlusconi, que apenas llegaría al 20%. Grillo y Berlusconi compiten por ver quién dispara la munición más gruesa contra Alemania y Merkel. Sin olvidar al líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, que dice que «el euro es un crimen contra la humanidad», informa Ángel Gómez Fuentes.

  5. Alemania: Alternativa para Alemania

    Bernd Lucke, líder del AfD, en 2013 en la Puerta de Brandenburgo
    Bernd Lucke, líder del AfD, en 2013 en la Puerta de Brandenburgo - reuters

    El euroescepticismo ha crecido en Alemania desde el inicio de la crisis de deuda europea. Los diferentes paquetes de ayuda recibidos por la llamada periferia de la Unión Europea han alimentado ese escepticismo respecto a las instituciones de la UE y, sobre todo, respecto al euro. El euroescepticismo es un fenómeno transversal en la sociedad alemana. Ello quedó patente en las últimas elecciones federales: el partido Alternativa para Alemania (AfD, en sus siglas en alemán) atrajo a votantes de todas las formaciones con presencia parlamentaria y también de la masa abstencionista. Con más de dos millones de votos y un 4,7 por ciento de los sufragios, AfD se quedó a las puertas del Parlamento y pasó a liderar el euroescepticismo germano. AfD intenta definir su todavía poco claro ideario con tres adjetivos: liberal, conservador y nacional. Su apuesta inicial por el desmantelamiento del euro se ha transformado en una apuesta por una zona monetaria común de varias velocidades. Ello bajo la premisa de que el euro es demasiado fuerte para países como España o incluso Francia, y demasiado débil para Alemania, informa Andreu Jerez.

  6. Holanda: Partido por la Libertad

    Geert Wilders, líder de PVV holandés
    Geert Wilders, líder de PVV holandés - reuters

    La principal apuesta del Partido por la Libertad (PVV) de Geert Wilders es constituir un grupo político en el Parlamento Europeo para ser el embrión de una especie de internacional de la xenofobia dentro de la Unión Europea. Su principal problema es que esa coalición ha empezado con un pacto con el Frente Nacional Francés, cuya reputación en Holanda es mucho peor que la del propio PVV. Ese está siendo el principal frente de ataque de los demás partidos holandeses que aspiran a reducir el 22 de mayo (en Holanda la votación tiene que ser el viernes) su confortable posición en la Eurocámara. Sin embargo, según las encuestas, la inmensa mayoría de los votantes del partido aprueban la alianza con Marine Le Pen, informa Enrique Serbeto.