Los observadores a su llegada a Berlín, tras permanecer reteinos por fuerzas prorrusas en Ucrania
Los observadores a su llegada a Berlín, tras permanecer reteinos por fuerzas prorrusas en Ucrania - EFE

Los servicios secretos alemanes alertan del espionaje ruso sobre Ucrania

Según el jefe la inteligencia de Berlín, a Moscú le interesa de manera específica el proceso de toma de decisiones en Alemania y la Unión Europea frente a Kiev

Actualizado:

Liberados los rehenes alemanes en Ucrania con ayuda de Moscú, Berlín ha alertado el especial interés que tienen los servicios secretos rusos por Alemania. Así lo ha indicado Hans-Georg Maassen, el presidente de la «Oficina federal alemana para la protección de la Constitución» –los servicios secretos del ministerio de Interior germano– en una entrevista publicada el domingo en el rotativo berlinés Tagespiegel. Maassen ha declarado que hay una activación del interés del espionaje ruso ante la crisis de Ucrania y que es normal que los servicios secretos extranjeros sigan los acontecimientos de actualidad. En este contexto, Ucrania ha impulsado el interés de la inteligencia rusa por la política económica y de exteriores de la Unión Europea (UE), especialmente de la alemana ha declarado Maassen.

Según el jefe de los servicios de inteligencia alemanes, a Moscú le interesa de manera específica el proceso de toma de decisiones en Alemania y hasta qué punto Berlín y el conjunto de la UE están dispuestos a apoyar económicamente a Kiev, así como la importancia en ese contexto de los suministros de gas. Se trata de «preguntas de vital importancia para los encargados de tomar decisiones en Rusia. Así el país puede prever los pasos que daremos, ya sean nuevas sanciones o consecuencias diplomáticas», ha apuntado Maassen sin constatar el incremento de la actividad del espionaje ruso; en un malabarismo retórico ha comentado: «Déjeme decirlo de esta manera: los rusos siempre han sido aquí muy activos».

Maassen se ha visto obligado a responder acerca del espionaje ruso gracias a un informe de su departamento filtrado por el diario Die Welt hace dos semanas en la que se explica la forma de operar del Servicio de Inteligencia Exterior ruso (SVR), una especie de continuación de la KGB: agentes se infiltran a través de sus embajadas en Berlín con la misión de obtener información estratégica en materia de energía, economía y política exterior.