Irak acude a las urnas en medio de importantes medidas de seguridad
El actual primer ministro iraquí, el chií Nuri al Maliki, parte comofavorito - STRINGER IRAQ / REUTERS

Irak acude a las urnas en medio de importantes medidas de seguridad

Dos mujeres muertas y cinco policías heridos en varios atentados en la región de Kirkuk, entre otros incidentes

Actualizado:

Más de 9.000 candidatos concurren hoy a las elecciones parlamentarias en Irak, las primeras que se celebran en el país desde la salida del ejército estadounidense. El actual presidente, Nuri Al Maliki, aspira a ser reelegido para un tercer mandato apoyándose sobre todo en la comunidad chií (a la que él mismo pertenece), que supone más del 60 % de la población del país. Durante su campaña electoral, Maliki ha tratado de presentarse a sí mismo como el principal defensor de la seguridad de los chiíes iraquíes frente a los extremistas suníes como el Ejército Islámico de Irak y el Levante (ISIL, como se le conoce internacionalmente), que controla el centro de la ciudad de Faluya, en la provincia de Anbar.

Contra Maliki compiten otros grupos chiíes como el Consejo Islámico Supremo de Irak y el llamado bloque Ahrar, que encabeza el clérigo Muhtada Al Sadr, antiguo líder del Ejército del Mahdi. Sin embargo, su principal rival podría ser el ex primer ministro Iyad Allawi, también chií, pero que podría contar con el voto de amplios sectores suníes. La mayoría de los analistas consideran difícil que ninguna de estas fuerzas políticas pueda conseguir una mayoría de los 328 escaños parlamentarios como para gobernar en solitario. Sin embargo, los enfrentamientos entre partidos podrían asimismo complicar la formación de un gobierno de coalición.

Las autoridades iraquíes afirman haber puesto en marcha un plan especial para garantizar la seguridad durante la jornada. «Fuerzas militares y de seguridad han sido desplegados en los edificios escolares del Ministerio de Educación que servirán como centros de votación», declaró ayer el General de Brigada Saad Maan, portavoz del Mando de Operaciones de Bagdad y el Ministerio del Interior, a la publicación «Al Monitor». «Estarán presentes en todas las escuelas durante la votación para proteger a los votantes y las instalaciones contra cualquier acto terrorista», aseguró.

Máximo despliegue

Maan también indicó que milicianos kurdos (conocidos como «peshmergas») formarán parte del dispositivo adicional de protección en Níniva y Diyala, dos de las tres provincias más conflictivas del país, junto con Anbar. En Bagdad, el despliegue de seguridad ha sido imponente, con fuerzas antiterroristas de elite y helicópteros desplegados sobre el barrio chií de Ciudad Sadr, un objetivo regular de atentados a manos de grupos insurgentes suníes.

Además, se han desplegado controles policiales cada 500 metros, y se ha cerrado el espacio aéreo iraquí. Los miembros de las fuerzas de seguridad votaron este lunes, para que pudieran estar disponibles durante toda la jornada de hoy.

A pesar de ello, la jornada se está viendo salpicada por diversos incidentes sangrientos. Por ejemplo, dos mujeres han muerto en un atentado con bomba contra un centro electoral en la localidad de Dibis, en la provincia de Kirkuk, cuya población es una mezcla de árabes y kurdos. En la misma zona, otra bomba ha alcanzado a una patrulla policial, hiriendo a cinco agentes. La comisión electoral también ha informado de que un grupo de militantes ha tomado otro centro de votación en el norte de Irak, ha sacado a los asistentes a punta de pistola y ha destruido el edificio usando explosivos.

El nivel de violencia en el país se ha incrementado hasta niveles de 2006, uno de los peores momentos de la guerra civil en el país. Alrededor de cuatro mil personas han muerto en lo que va de año, más de ochocientas tan solo desde inicios de este mes de abril.