Fuentes de inteligencia barajan que el avión malasio fuera derribado para evitar un nuevo 11-S
Un avión Il-76 de la Fuerza Áerea china en el aeropuerto internacional de Perth, Asutralia, desde el que participa en la búsqueda del Boeing desaparecido - reuters

Fuentes de inteligencia barajan que el avión malasio fuera derribado para evitar un nuevo 11-S

Pilar Cernuda desvela en ABC que en el mundillo de la defensa cobra cada vez más fuerza la idea de que una acción militar secreta abortó el vuelo suicida del avión desaparecido

Actualizado:

El misterio del vuelo MH 370 de Malaysia Airlines desaparecido el pasado 8 de marzo cuando volaba de Kuala Lumpur a Pekín continúa, pero, según desvela hoy Pilar Cernuda en las páginas de ABC, la hipótesis de que el avión fuera derribado por el Ejército de algún estado para evitar que fuera utilizado en la comisión de un potencial atentado terrorista cobra fuerza en el mundillo de la defensa y la tecnología.

Fuentes conocedoras de este sector y consultadas por Cernuda aseguran que se ve cada vez como más factible la posibilidad de que, en lugar de caer en aguas del océano Índico, como sostiene la versión oficial, el Boeing 777 fuera secuestrado por terroristas que pretendían estrellarlo contra algún objetivo muy sensible y no quedara otra opción que derribarlo para evitar lo que hubiera sido una catástrofe de magnitud similar a la del 11-S. Es esta una tesis similar a la que circuló en aquellos ataques de 2001 acerca del aparato que cayó en Pensilvania.

Otra fuente de los servicios de información corrobora que esta hipótesis efectivamente se maneja, pero advierten que es muy improbable que ningún departamento de Defensa implicado en una operación de este tipo vaya admitir su participación.

Mientras tanto, el operativo internacional de búsqueda sigue sin dar frutos en una zona marítima de alta inestabilidad meteorológica. Australia dirige las operaciones de rastreo en el Índico con la colaboración de China, Corea del Sur, Estados Unidos, Japón, Malasia y Nueva Zelanda. Diez aviones y diez buques salieron hoy a buscar el rastro del vuelo MH370 de Malaysia Airlines a una zona a 1.850 kilómetros al oeste de Perth, donde los últimos análisis apuntan que cayó el Boeing. Todos los objetos recuperados hasta el momento han demostrado no tener relación alguna con la aeronave desaparecida.