El separatismo en Crimea enciende la llama del enfrentamiento civil
En Simferópol se produjeron ayer forcejeos entre manifestantes - Reuters
Ucrania

El separatismo en Crimea enciende la llama del enfrentamiento civil

La tensión entre tártaros y rusos tras la caída de Yanukóvich ya deja ver brotes de violencia en las calles

Actualizado:

Los ánimos en Crimea se crispan cada vez que Rusia siente amenazado su enclave de Sebastopol y esta vez la agitación parece empezar a desbordarse. «Nos quieren dictar desde Kiev las nuevas autoridades en qué idioma tenemos que hablar sin tener en cuenta nuestras sensibilidades» comenta en Simferópol, la capital de Crimea, Serguéi, un hombre de unos 60 años que observa a cierta distancia la manifestación organizada frente a la Rada (asamblea) peninsular.

«Somos rusos y nuestros conciudadanos están llegando desde Sebastopol, Evpatoria, Feodosia y otras partes de Crimea para apoyar la celebración de un referéndum que nos permita separarnos de Ucrania y unirnos a Rusia», asegura Serguéi.

Lidia, una anciana que afirma haber conocido en Crimea a los «niños de la guerra» que llegaron a la URSS durante la Guerra Civil en España, señala que «durante la Unión Soviética no nos preocupaba quiénes pudieran ser los dirigentes en Kiev o en Moscú. Todos vivíamos en paz y armonía, pero ahora, con la llegada al poder en Ucrania de fascistas como los de “Pravi Séktor” o Svoboda (Libertad) nos tememos lo peor». «No pasarán», proclama Lidia en lengua española.

La concentración organizada ayer en el centro de Simferópol exigiendo a los diputados locales que aprueben la celebración de una consulta popular para decidir sobre el futuro de Crimea reunió a cuatro mil personas. Casi la mitad de ellos eran tártaros, los habitantes autóctonos de la península.

Una parte de ellos están con Rusia, pero, los que estaban ayer allí, apoyan a Kiev y se desgañitaban vociferando «allahu akbar». Un joven llamado Envier, decía: «coincidimos con los de Kiev en que había que echar abajo el régimen de un ladrón como Yanukóvich, pero nos preocupa el talante xenófobo y ultranacionalista de muchos de los que están en el Maidán».

Tártaros y rusos estuvieron cerca de llegar a las manos. Un hombre murió de un infarto durante los empujones. «Rusia, Rusia, Rusia» y «Bérkut, Bérkut, Bérkut» fueron los gritos más coreados entre los manifestantes prorrusos en Simferópol. Ayer en Kiev, se decidió disolver el cuerpo antidisturbios ucraniano de los «Bérkut» (águila), al que se atribuye gran parte de las muertes causadas durante los enfrentamientos en el Maidán.

El presidente de la Rada de Crimea, Vladímir Konstantínov, decidió ayer posponer la sesión para votar sobre el referéndum de independencia de la península hasta que la situación se calme en el exterior del edificio.