Los sandinistas dan otro paso para perpetuar a Daniel Ortega en el poder
Efusivo saludo entre Fidel Castro y Daniel Ortega, el pasado miércoles en La Habana, en el marco de la cumbre de la Celac - efe

Los sandinistas dan otro paso para perpetuar a Daniel Ortega en el poder

El Congreso nicaragüense modifica la Constitución para permitir la reelección indefinida del presidente con apenas el 35 por ciento de los votos

Actualizado:

El Congreso de Nicaragua, controlado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) del presidente Daniel Ortega, modificaba con 64 votos a favor y 25 en contra la Constitución para eliminar el límite a los períodos presidenciales y la exigencia de que un candidato sume como mínimo el 35 por ciento de los votos para ganar las elecciones. Estas medidas allanan el camino a un cuarto periodo de mandato para Ortega a partir de 2016 y su eventual presidencia vitalicia. Los cambios también autorizan al jefe del Estado a emitir decretos sin aprobación de los legisladores. La iniciativa contó con el voto de los diputados del FSLN, mientras que la oposición en pleno decidió no asistir a los debates.

«Son un traje a la medida del dictador Ortega, que aspira a morir en el poder»La antigua guerrillera Dora María Téllez, hoy disidente y miembro del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), estima que estas reformas son «un traje a medida del dictador Ortega, que aspira a morir en el poder». La Iglesia, a través de un comunicado difundido el pasado mes, coincide en que las medidas adoptadas por el Parlamento favorecen «el establecimiento y perpetuación de un poder absoluto a largo plazo», ejercido por «una persona o un partido de forma dinástica».

Tras el derrocamiento del dictador Anastasio Somoza en 1979, Ortega y otros cinco miembros del Frente Sandinista formaron la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional. En 1985 era elegido presidente, cargo que ejercería hasta que en 1990 es derrotado por Violeta Chamorro. Desde que regresara a la presidencia en 2007, tras los mandatos de Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, Ortega ha llevado a cabo varias reformas jurídicas que le permitan permanecer en el poder indefinidamente.

A pesar de que la Carta Magna sólo contemplaba una reelección, y no para mandatos sucesivos, la Corte Suprema –integrada por magistrados sandinistas– falló a su favor en 2009, al aducir que la Constitución violaba sus derechos civiles. Aquella decisión le permitió presentar su candidatura en 2011 para ser reelegido en unos comicios calificados como poco transparentes.

Mayor presencia de los militares

La Asamblea Nacional modificó también el régimen castrense, que ahora permitirá una mayor presencia de la milicia en la vida política –tanto en el Legislativo como en el Ejecutivo– y económica del país, y amplía el control del presidente sobre las Fuerzas Armadas. Las reformas autorizan al Ejército a participar en la redacción de las leyes que rigen los archivos nacionales, bases de datos y el espectro radioeléctrico de las telecomunicaciones; también abre la posibilidad de que sus miembros ocupen cargos civiles en el gobierno y ofrezcan servicios de seguridad a empresas privadas.