Los islamistas temen perder la alcaldía de Estambul
La Policía lanza trombas de agua a los manifestantes durante una protesta antigubernamental este sábado en Estambul - efe

Los islamistas temen perder la alcaldía de Estambul

La oposición laica presenta como candidato a las elecciones de marzo a Mustafá Sarigül, el político local más popular de Turquía

Actualizado:

«Çare Sarigül». La pintada, «Sarigül es la solución», está por todas partes, no solo en los barrios de Estambul. Y es que Mustafa Sarigül, candidato a la alcaldía de la ciudad más importante de Turquía, donde vive una quinta parte de la población del país, es visto por muchos como una posible alternativa a las políticas del Partido Justicia y Desarrollo (AKP) en las próximas elecciones locales, previstas para el 30 de marzo.

Sarigül, gobernador del distrito de Sisli desde 1999 hasta ahora, es el político local con mayor aceptación electoral de la historia de Turquía. Con qué formación política no parece ser la cuestión más importante, puesto que ha militado en al menos cinco partidos diferentes. Fue el diputado más joven de la Asamblea Parlamentaria y hay quien asegura que tiene ambiciones presidenciales. Pero, de momento, se concentra en la alcaldía. «Nuestro primer objetivo es Estambul. Ahora mismo solo estamos hablando de eso», dijo recientemente en una entrevista.

En 2005 fue expulsado del Partido Republicano Popular (CHP), la principal formación opositora laica, por el entonces presidente del partido, Deniz Baykal. Pero Baykal ya no está al mando y Sarigül es indudablemente popular. Ante el desgaste sufrido por el actual alcalde del AKP, Kadir Topbas, durante las violentas protestas del pasado verano, el CHP se ve este año con opciones de lograr la alcaldía, por lo que en octubre pasado invitaron a Sarigül a regresar al partido y presentarse como su candidato.

Se cree, además, que la poderosa cofradía de Fethullah Gülen podría apoyar también a esta figura, tras la reciente ruptura del movimiento con el que hasta ahora era su gran aliado político, el AKP de Recep Tayyip Erdogan.

La campaña se endurece ante acusaciones de fraudeNo obstante, en la campaña comienzan a aparecer las zancadillas y la filtración de información comprometedora. Este fin de semana, una alta autoridad financiera congeló los activos bancarios de Sarigül, a quien acusa de no haber devuelto un préstamo de 3 millones y medio de dólares del Bank Ekspres en 1998. La documentación sobre estos préstamos desapareció después de que este banco fuese intervenido ese mismo año, pero acaba de reaparecer en manos del antiguo director de la entidad, que la ha entregado a la autoridad financiera. Muy oportunamente para sus rivales, como ha señalado el propio Sarigül, que asegura que la congelación tiene una motivación política. «Tendrán su respuesta el 30 de marzo», declaró el viernes.

En todo caso, hace apenas un mes, la mayoría de los expertos todavía daban casi por segura una gran victoria del AKP en la mayoría de las ciudades. «Los demás partidos no son de masas, tienen un programa político que no contempla al resto de grupos sociales fuera del estrecho margen de sus votantes», explicaba Bekir Agirdir, jefe del instituto de sondeos Konda, en una reunión con ABC. «Por eso, en los momentos en los que la popularidad del AKP baja, como durante las protestas por el parque Gezi o ante una posible intervención en Siria, no se traduce en una subida de los otros partidos», dice este experto.

Batalla reñida

Sin embargo, la batalla por Estambul está cada vez más reñida. A finales de octubre, una encuesta de intención de voto realizada por el prestigioso instituto Konsensus otorgaba un 46,8 % a Sarigül y un 44,9 % a Topbas, con un margen de error estimado del 3 %. No obstante, ambos porcentajes podrían resultar modificados tanto por las operaciones anticorrupción que desde el pasado diciembre han implicado a individuos muy cercanos al AKP, como por esta acusación de fraude contra Sarigül.

El AKP gobierna el ayuntamiento de Estambul desde 2004, aunque antes lo hicieron ya sus antecesores, el Partido de la Virtud, en las tres legislaturas anteriores. El propio Erdogan fue alcalde de la ciudad entre 1994 y 1998, antes de convertirse en primer ministro. Del mismo modo, el AKP ha decidido volver a presentar a la reelección en Ankara a Ibrahim Melih Gökçek, alcalde de esta ciudad desde 1994. En Turquía, las elecciones locales se celebran cada cinco años.