Muere Carlos Manuel de Céspedes, destacada figura de la Iglesia católica cubana
Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, en octubre de 2009 en La Habana - efe

Muere Carlos Manuel de Céspedes, destacada figura de la Iglesia católica cubana

Vicario de la zona oeste de La Habana, de vasta cultura, era descendiente del «Padre de la Patria» del mismo nombre

Actualizado:

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal, destacada figura de la Iglesia Católica cubana, ha muerto de forma repentina a los 77 años, según informó a Efe una fuente del Arzobispado de La Habana.

Céspedes García-Menocal, vicario de la zona oeste de La Habana, falleció este viernes de un tromboembolismo y su velatorio se ha instalado en la parroquia de la barriada habanera de San Agustín, donde ejercía el sacerdocio desde hace varios años, según precisó el portavoz del Arzobispado, Orlando Márquez. El Arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, tenía previsto oficiar este sábado la misa funeral de cuerpo presente en la parroquia, y después Carlos Manuel de Céspedes sería enterrado.

Fue profesor de Sagrada Escritura y secretario de la Conferencia Episcopal Nacido en La Habana el 16 de julio de 1936, De Céspedes era ensayista, escritor y una de las personalidades más influyentes y reconocidas de la Iglesia Católica de la isla. Llevaba con orgullo el nombre de su tatarabuelo, Carlos Manuel de Céspedes, conocido como el «Padre de la Patria» y que marcó el inicio de las guerras de Independencia en Cuba el 10 de octubre de 1868. Su familia por parte materna también tuvo una activa participación en la vida social y política de la isla a lo largo de la historia.

Carlos Manuel de Céspedes, doctor en Derecho y Filosofía por la Universidad de La Habana, estudió Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, entre 1959 y 1963. Fue ordenado sacerdote el 23 de diciembre de 1961 en Roma y a su regreso en 1963 ejerció como Prefecto de Disciplina en el seminario El Buen Pastor, donde había estudiado, un puesto en el que permaneció hasta 1966. Desde entonces y hasta 1970 fue rector del seminario San Carlos y San Ambrosio, en el que, además, fue profesor de Sagrada Escritura.

Como parte de la jerarquía de la Iglesia católica local ocupó los cargos de vicario general de la diócesis de La Habana y fue, además,secretario de la Conferencia Episcopaly consultor del Secretariado Pontificio para los No Creyentes de Roma.

Biografía de Félix Varela

En 2006 fue recibido como miembro de la Academia Cubana de la Lengua, en el que ocupó el sillón de la letra U, y se convirtió en el tercer dignatario católico miembro de esta institución desde su fundación en 1926, después del cardenal Manuel Arteaga y el arzobispo de La Habana Evelio Díaz.

El portavoz del Arzobispado recordó, asimismo, que monseñor Céspedes era miembro del Consejo de Redacción de Palabra Nueva, revista de la Archidiócesis de La Habana, para la que escribía artículos. En el número de diciembre de 2013 publicó su conferencia titulada «El prolongado tránsito desde los saberes antiguos hacia la modernidad».

Entre sus libros figuran la novela «Érase una vez en La Habana», publicada en España en 1998, el volumen de narraciones breves «Zarpazos a la memoria» (2001) y la biografía de Félix Varela «Pasión por Cuba y por la Iglesia».