La marca Mandela
Tributo a Mandela en el Staples Center - afp

La marca Mandela

La fundación del expresidente sudafricano, que tiene 66 marcas registradas, coordina las actividades de museos, hospitales o fondos para la infancia y el desarrollo

Actualizado:

Nelson Mandela ya es leyenda. La enorme repercusión de la muerte del primer presidente negro de Sudáfrica y símbolo de la lucha contra el racismo ha confirmado su enorme peso en la historia del siglo XX. Un personaje, Mandela, que antes de su muerte ya era venerado como un santo: calles en su nombre por todo el país, libros, películas, canciones...

Criticarlo es una temeridad. Frederik de Klerk, presidente de Sudáfrica antes de Mandela, a quien sacó de la cárcel, dudó en una ocasión de que los éxitos del líder antisegregacionista fueran tan abrumadores como se cree. El partido de Mandela enseguida le recriminó a De Klerk sus declaraciones y le pidió una rectificación.

Y es que Sudáfrica ha optado por olvidar los errores de Mandela. Tanto que el propio expresidente sudafricano llegó a sorprenderse por «la falsa imagen que se había proyectado en todo el mundo». «Ellos me consideran un santo. Nunca lo he sido», dijo. Santo o no la marca Mandela es una de las pocas que puede hacer competencia a la Coca Cola.

La fundación de Mandela tiene 66 marcas registradas, lo que genera unos ingresos millonarios. La Fundación Mandela tiene la misión de mantener vivo su legado, proporcionando información y promoviendo el diálogo en cuestiones sociales.

El Centro de la Memoria Nelson Mandela se inauguró en 2004 y se centra en tres áreas de trabajo: la vida del líder sudafricano, diálogo para la justicia social y el Día Internacional de Mandela. En él se pueden encontrar documentos del archivo personal de Mandela, acceso a fuentes de información o investigaciones realizadas sobre su figura.

El Día de Mandela se celebra el 18 de julio de cada año, coincidienco con la fecha de su nacimiento. La ONU se une al llamamiento de la fundación para dedicar 67 minutos para a ayudar a los demás. Un homanaje al héroe de Sudáfrica. Los 67 minutos hacen referencia a los 67 años que Mandela dedicó al servicio de la humanidad, como abogado defensor de los derechos humanos, como preso de conciencia y como primer presidente elegido democráticamente de una Sudáfrica libre.

«Ruta 67» es precisamente el nombre que recibe un recorrido por 67 obras de arte que simbolizan la lucha política de Mandela. La mayoría de los lugares en los que vivió o trabajó Mandela son hoy museos.

En Ciudad del Cabo, la prisión de Robben Island, donde Mandela estuvo encarcelado 18 de los 27 años que estuvo en prisión fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco al ser un «símbolo del triunfo del espíritu humano, de la libertad y de la democracia sobre la opresión».

En Johannesburgo, los lugares más populares se vinculan al expresidente: su casa en Soweto, la habitación que alquiló en Alexandra, donde se escondió antes de su detención, el lugar donde tenía su despacho de abogado...

La fundación Mandela trabaja mano a mano con el Fondopara la Infancia y la Fundación Escolar. La misión de la primera es dar voz y dignidad a los niños africanos mediante la construcción de un movimiento basado en los derechos. La segunda se encarga de garantizar una educación de calidad a niños durante su proceso de formación.

Igualmente, la Fundación Mandela coordina las actividades de la Campaña 46664, el Instituto para la Educación y el Desarrollo Rural, el Hospital Mandela para niños y el Museo. Con tanta presencia del líder «antiapartheid», la Fundación ha expresado su preocupación por quienes comercializan la marca. Ellos no han dudado a la hora de patrocinar una costosa línea de ropa con el número de recluso de Mandela: el preso 46664. «Un mensaje para hacer el bien».