Emigrantes subsaharianos se manifiestan en Tánger con el cadáver de un compañero muerto en una redada policial
El cuerpo del inmigrante fallecido, en un momento de la manifestación - caminando fronteras

Emigrantes subsaharianos se manifiestan en Tánger con el cadáver de un compañero muerto en una redada policial

Cedric Bete, camerunés y casi con seguridad menor de edad, se encontraba en la noche del miércoles en una morgue de esta ciudad del estrecho de Gibraltar

luis de vega
Actualizado:

Varios cientos de emigrantes subsaharianos se han manifestado en la tarde noche del miércoles en Tánger (Marruecos) después de que un joven camerunés muriera en el transcurso de una redada policial, confirmaron a ABC varias fuentes camerunesas y extranjeras presentes en la ciudad. Una marcha así, insólita en el reino alauí, supone todo un desafío a la autoridad, lo que refleja el hastío de los emigrantes.

Cedric Bete, de aproximadamente 16 años, falleció por causas no naturales en torno a las cuatro y media de la tarde en el barrio de Boujalef, según consta en un documento del levantamiento del cadáver en la morgue municipal, al que tuvo acceso Caminando Fronteras.

Tánger es la gran ciudad marroquí del estrecho de Gibraltar y en ella muchos subsaharianos esperan una oportunidad para salir en por mar hacia las vecinas costas andaluzas o aproximarse a la valla de Ceuta.

Este miércoles, como muchos días, decenas de agentes de las Fuerzas Auxiliares se desplegaron en el barrio de Boujalef para detener a inmigrantes. El joven fallecido estaba refugiado en un cuarto piso cuando entraron los agentes.

Su cuerpo se precipitó poco después a la calle, según contó a través del teléfono un joven camerunés que participó en la manifestación de protesta posterior. Añadió que las Fuerzas Auxiliares abandonaron el lugar y que poco después llegó la Policía. También informó de su muerte la ONG Gadem, un colectivo antirracista con sede en Rabat.

Varios cientos de hombres y mujeres de diversos países del África Subsahariana se echaron tras el incidente a la calle acompañados del cadáver del recién fallecido, que portaban sobre una tabla. Hay imágenes que así lo muestran, con la sangre todavía brotando de la cabeza, al igual que hay fotografías del cuerpo del joven ya en el depósito de cadáveres.

Los manifestantes cortaron una carretera cercana y tenían la intención de llegar al centro de la urbe hasta que fueron frenados por la Policía. Hubo algunos disturbios entre los subsaharianos y los agentes así como con algunos marroquíes, según confirmaron las mismas fuentes consultadas, que estuvieron presentes en la redada, en la manifestación y posteriormente en la morgue, donde estaban realizando la autopsia.

El ambiente llevaba ya semanas caldeado en Tánger. Hace sólo dos meses que la ciudad fue escenario de un suceso similar cuando un inmigrante senegalés murió también al caer por la ventana de un piso durante una redada policial.